Más de 350 vehículos abandonados en la ciudad desde el mes de julio

Todos hemos observado alguna vez como la presencia de un vehículo en una determinada zona de la ciudad se prolonga indefinidamente hasta que el deterioro se hace evidente y el coche comienza a ser pasto de los efectos del abandono. Esta situación no sólo supone una pérdida de plazas de aparcamiento (no todos los coches se abandonan en zonas alejadas del casco urbano) sino que presenta una serie de riesgos como el que el coche sea ocupado por indigentes o salga ardiendo, como ya ha ocurrido en más de una ocasión.

Desde hace alrededor de tres años la Policía Local tiene en marcha un servicio especialmente dedicado a la detección y tramitación de los expedientes de estos vehículos abandonados, lo que ha hecho que desde que se iniciara, con un número de vehículos abandonados que rondaba los 1.200, en estos momentos se registren unas cifras muy inferiores, con 355 expedientes abiertos entre el pasado mes de julio y este último mes de noviembre. Normalmente los vehículos en esta situación son localizados bien mediante el propio personal del departamento de Vehículos Abandonados, bien por informes que emiten los agentes locales del servicio de radio patrulla o mediante avisos ciudadanos a la sala del 092, avisos que se supervisan para iniciar el acta de abandono si se considera necesario.

En el caso de que el vehículo en cuestión se encuentre muy deteriorado o abierto es cuando la Policía Local lo traslada cautelarmente al depósito municipal ubicado en el polígono de Las Salinas, pendiente de la resolución definitiva, para evitar que sea ocupado por indigentes o toxicómanos.

El procedimiento se inicia con una serie de averiguaciones sobre el tiempo que lleva el vehículo en un determinado lugar, se realizan fotografías, y si el estado no es demasiado preocupante hay que esperar dos meses para poder retirarlo.

Desde la llegada al Ayuntamiento del nuevo equipo de gobierno se ha puesto en marcha un sistema de avisos con el que mediante la colocación de una pegatina en un lugar visible del vehículo se advierte a su propietario de la sospecha de que puede tratarse de un vehículo abandonado, para evitar que se trate de un caso en el que por cualquier razón el usuario no mueva el coche de un mismo lugar pero no lo haya abandonado.

De los 355 vehículos abandonados detectados desde el pasado mes de julio, 137 de ellos son turismos, seis son furgonetas, otros seis son todoterrenos, 137 son ciclomotores y trece son motocicletas. Normalmente el departamento de la Policía Local que se ocupa de este asunto trabaja mucho con la colaboración de los vecinos, que son quienes alertan en algunos casos de la presencia de un vehículo abandonado, sobre todo si se trata de un coche que presente una mala imagen con daños por una fuerte colisión, o que tengan los cristales rotos, lo que suele ofrecer una imagen negativa y muchas quejas ciudadanas. El plazo total que puede pasar desde que un coche resulta sospechoso de abandono hasta la retirada final y su baja puede alcanzar los seis meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios