Crean una prueba asequible para la detección de la hepatitis C

  • El hallazgo podría acercar el diagnóstico a países pobres, incapaces de asumir el gasto del método habitual, RT-PCR

Un equipo internacional de científicos ha creado una prueba de detección de la hepatitis C que es precisa y de coste asequible, lo cual constituye un importante adelanto de cara a controlar la propagación de este peligroso virus. El procedimiento se describe en la revista Plos Medicine. En el mundo hay alrededor de 170 millones de infectados por el virus de la hepatitis C (VHC), que provoca cirrosis hepática y cáncer de hígado. El virus suele propagarse por el contacto con sangre infectada, por ejemplo por transfusiones de sangre no analizada o el uso de instrumental médico que no se ha esterilizado adecuadamente. Cada año se producen entre tres y cuatro millones de infecciones nuevas. Los tratamientos no sólo son costosos, sino que en muchos casos también son ineficaces.

En los países ricos la sangre donada se somete a controles rutinarios de VHC con una prueba llamada RT-PCR. Cada prueba cuesta unos 77 euros, de los que 10 dólares corresponden a un canon de licencia. Además, la eficacia de la prueba depende de la cepa o genotipo del virus, que cambia de una región geográfica a otra. Para frenar la expansión del VHC es esencial que en los países en vías de desarrollo se someta a controles rutinarios la sangre destinada a transfusiones, para lo cual es indispensable disponer de una prueba eficaz y barata.

En el estudio mencionado los científicos buscaban una nueva manera de detectar distintas cepas del virus mediante el empleo de alrededor de seiscientas muestras de sangre procedentes de Reino Unido, Alemania, Brasil, Singapur y Sudáfrica. La realización de controles de detección de todas las cepas más comunes de este virus reviste importancia para todo el mundo.

Los científicos descubrieron que cierta prueba en la que se busca una parte diferente del genoma del VHC, denominada elemento de cola 3X permitía detectar con exactitud concentraciones bajas del ARN viral en una amplia variedad de muestras y también determinar la cantidad presente en las mismas. Así pues, esta nueva prueba es igual de eficaz, o quizá más, que los ensayos comerciales que se usan en la actualidad. "Hemos alcanzado una precisión que es, como mínimo, igual a los dos mejores procedimientos habituales", aseguró el profesor Christian Drosten de la Universidad de Bonn, "en todos los tipos del virus". Y según indicó el doctor Drexler, "esto sería un avance muy importante de cara a frenar esta enfermedad. Al fin y al cabo, las transfusiones son una de las principales fuentes de propagación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios