salud sexual

Escaso conocimiento de la vacuna contra el VPH

  • Un estudio muestra numerosas lagunas entre los profesionales sanitarios

La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) está cosechando tasas de vacunación más bajas de lo estimado en España. En 2008, un año después de que las tres dosis se incluyeran en el calendario de vacunación para niñas de entre 11 y 14 años, el 77,3% de las menores se inyectaron la tercera dosis, frente a coberturas cercanas al 90% de otras vacunas.

Las dosis protegen contra el VPH, que es el mayor factor de riesgo para desarrollar cáncer de cuello de útero. La vacuna también se recomienda a chicas menores de 26 años, hayan mantenido o no relaciones sexuales, y a varones entre los 9 y los 26, puesto que el virus está relacionado con otros tipos de tumores. En todos estos casos, la cobertura no la cubre la seguridad social.

Para averiguar las causas del bajo porcentaje de adhesión, científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) han encuestado a 164 profesionales de atención primaria de 20 centros de salud adscritos al hospital.

Actualmente existen dos vacunas contra el virus de papiloma humano: Gardasil y Cervarix, que, en tres dosis, actúan frente a diferentes genotipos oncogénicos, inmunizando al paciente frente al virus. De los médicos de familia, pediatras y personal de enfermería encuestados con cuestionarios anónimos, el 57,3% no conocía los agentes infecciosos contra los que luchan las vacunas. "Faltan seminarios dirigidos a los profesionales de atención primaria y falta interés por parte de estos profesionales sobre el tema, al considerarlo secundario", apunta Jesús S. Jiménez, jefe de la Sección de Oncología Ginecológica del Hospital 12 de Octubre, profesor de la facultad de Medicina de la UCM y autor principal del estudio.

El 65,45% de los encuestados sí sabía que la vacuna disminuía la incidencia del cáncer de cuello de útero, frente al 17,6% que lo desconocía. Sin embargo, entre el 68% y el 80% no conocían que el virus estaba relacionado con otros tipos de cáncer.

En cuanto a las pacientes, en la gran mayoría de los casos (el 75,8%), las mujeres que preguntaron a los profesionales por la vacuna suponían menos de una cuarta parte del total de féminas que acudían a consulta. Según los autores del trabajo, publicado en Infectious Agents and Cancer, esta falta de interés de las pacientes también podría influir en que médicos y enfermeros desconozcan cómo actúa la vacuna.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios