Los médicos piden declarar 'non grato' al laboratorio de la talidomida por no indemnizar a los afectados en España

  • Los afectados proponen crear un impuesto del 1% sobre su facturación anual para costear las indemnizaciones.

Comentarios 1

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha pedido declarar laboratorio 'non grato' a la compañía farmacéutica alemana Grünenthal por no indemnizar a los afectados por la talidomida en España tras las malformaciones causadas por este medicamento en la década de los 60. 

"Los médicos debemos tomar nota de lo que este laboratorio es capaz de hacer con nuestros pacientes españoles", ha denunciado durante una jornada organizada por la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite) en la sede de la OMC, en la que médicos y afectados han denunciado la "barbarie" que produjo el medicamento, que se comercializaba para paliar las náuseas durante el embarazo y que posteriormente se demostró que podía causar malformaciones en el feto. 

El presidente de la OMC ha aseverado que la responsabilidad de esta situación, que afectó a cientos de personas en España, es del laboratorio alemán y del Estado español, a quienes acusa de no haber "cumplido con sus obligaciones" al negarse a indemnizar a los afectados "al mismo nivel que en otros países". 

En este sentido, Rodríguez Sendín ha denunciado que la farmacéutica tenga una fundación contra el dolor que "es una pamplina y sólo promociona más consumo de medicamentos" pero, en cambio, "no responde en España a los derechos que tiene esta gente". 

"El ánimo de lucro, el ganar dinero, no tiene límites ni compasión", ha criticado el máximo dirigente de la profesión médica. 

Asimismo, asegura que el Estado español también debe responder por las malformaciones causadas cuando se descubrió los efectos secundarios que la talidomida podía ocasionar pero "se siguió vendiendo en España sin informar a médicos y pacientes". 

"Necesitamos un Estado que nos proteja y defienda. No se puede tolerar que haya pasado el tiempo y no se compensen los daños que causó el fármaco", ha denunciado en la jornada, lamentando que muchos afectados hayan fallecido sin obtener dichas indemnizaciones. 

El presidente de la OMC considera que la decisión del Gobierno de crear en 2010 un registro nacional de afectados "llegó tarde" y entiende que los criterios fijados para confirmar a los afectados eran demasiado rigurosos. Además, reclama que dicha revisión "debería estar permanentemente abierta".

Un impuesto sobre la facturación para indemnizarles

Por su parte, el vicepresidente de Avite, Rafael Basterrechea, ha denunciado que los afectados españoles sigan sin ser indemnizados por los daños sufridos y propone al Gobierno crear un impuesto sobre la facturación anual de Grünenthal para crear una partida específica destinada a dichas indemnizaciones. 

En concreto, este responsable ha asegurado que en el último año la farmacéutica facturó en España más de 18.500 millones de euros, por lo que "con sólo un 1 por ciento de dicha facturación el Estado podría recaudar los 27,8 millones de euros necesarios para indemnizar a estos pacientes como se hace en otros países, y aún le sobrarían más de 150 millones". Además, ha criticado que la farmacéutica se haya reconocido "culpable por los daños causados pero no haya pagado por ello" a pesar de las diversas demandas judiciales que han interpuesto en los tribunales. 

En septiembre del año pasado el Tribunal Supremo desestimó el recurso interpuesto por Avite para que Grünenthal indemnizara a los afectados, después de que la Audiencia Provincial de Madrid les absolviera un año antes y anulara las compensaciones económicas que había fijado el juzgado de primera instancia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios