El 15% de los niños con cáncer no metastático están desnutridos

  • Varios expertos plantean en un libro fórmulas y actividades educativas para que el niño, además de entretenerse, se implique en el cuidado de su alimentación.

La desnutrición afecta al 15 por ciento de los niños con cáncer no metastático, un factor que les hace ser "más vulnerables" y les pone trabas para vencer la enfermedad, pues su evolución está íntimamente relacionada con la funcionalidad del sistema inmunológico.

Para hacer frente a este problema, un grupo de expertos, en colaboración con la Fundación AstraZeneca, ha presentado, coincidiendo con la celebración, el próximo 15 de febrero, del Día Internacional del niño con cáncer, el libro Las recetas mágicas de Jabel, una herramienta "sencilla y divertida" para que los padres agudicen su ingenio y experimenten con nuevas recetas que hagan de la comida un aliado en la lucha diaria frente a los problemas de alimentación.

Según explican, su objetivo es fomentar una alimentación saludable complementada con el entretenimiento. Así, la incorporación de los juegos, en paralelo con la preparación de las comidas, constituye, a juicio de sus autores, una ingeniosa receta para hacer de la comida un aliado en la lucha diaria frente a la desnutrición, el vómito y la inapetencia que el cáncer origina en los niños.

"Una buena alimentación es fundamental en cualquier edad y momento de la vida. Pero lo es mucho más durante la etapa de crecimiento, cuando los requerimientos nutricionales se exacerban. Si, además, hablamos de un paciente pediátrico enfermo de cáncer, se añade un factor exógeno determinante que induce un mayor estrés y consumo nutricional en un contexto de anorexia y debilidad", subraya la responsable de la Unidad de Nutrición del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, Consuelo Pedrón.

Asimismo, explica que, si se tienen en cuenta los efectos adversos de los tratamientos para el cáncer infantil, como la quimioterapia, los cuales, en muchos casos, ocasionan una auténtica dificultad física para la alimentación convencional (alteraciones del gusto, mucositis, diarreas, vómitos, lesiones bucales, aftas anales, y alteraciones gastrointestinales), se trata de una coyuntura de difícil solución y de necesaria intervención.En opinión de los autores del ulibro, para poner remedio a la desnutrición, es necesaria la incorporación al equipo multidisciplinar de oncología infantil, de un nutricionista que se ocupe de intervenir y realizar un seguimiento adecuado para que la desnutrición, consecuencia del elevado gasto metabólico de la enfermedad y la escasa ingesta por parte del paciente, no se convierta en un obstáculo en la curación de la enfermedad. "En 'Las recetas mágicas de Jabel', donde confluyen psicología y nutrición, es muy importante que las personas responsables de su alimentación también se involucren en esta magnífica aventura. Además de ayudar al niño a adquirir una serie de valores y hábitos saludables, favorecerá el desarrollo de una relación afectiva y comunicativa más positiva entre ellos", destacan sus autoras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios