Arcos se vuelve cofrade al paso de la cofradía de Las Tres Caídas

  • San Francisco se vuelve a llenar en el momento de la salida de una de las procesiones más esperadas · 250 nazarenos acompañaron a las imágenes

En el Lunes Santo, Arcos se vuelve cofrade. La noche se abrió ayer de par en par con la salida procesional de Las tres Caídas, una de las hermandades más queridas y que atraen más fervor en Arcos.

A las siete y media de la tarde, las gradas de San Francisco se comenzaban a colmar de fieles y visitantes que no querían perder ni un instante de lo que se avecinaba: la salida a la calle de las Tres Caídas.

Dentro del templo todo estaba en perfecto estado de revista. Y no porque los integrantes de la Real y Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas y María Santísima de la Amargura se hubieran afanado en apurar el escaso espacio de tiempo con los retoques de última hora. Eso ya estaba hecho con suficiente tiempo de antemano.

La mañana de ayer fue para el recogimiento de los hermanos de esta ilustre cofradía que fue fundada en los años 40 por un grupo de jóvenes, entre los que se encontraba el que fuera obispo de Jerez, Rafael Bellido Caro. Esta cofradía, cuyo hermano mayor es ahora Andrés Camarena, cuenta con una destacada representación del trabajo del importante imaginero sevillano Castillo Lastrucci. No en vano, las tallas que procesionan salieron de la mano de este artista.

A las ocho de la tarde estaba ya todo en perfecto estado de revista para cumplir con la tradición y la estación de penitencia. Todos listos: los 80 hermanos costaleros, los 60 integrantes de la banda de música que tiene la propia hermandad y los dos centenares y medio de nazarenos que cubrían las hileras del cortejo procesional.

En ese instante, las Tres Caídas se rendía a su pueblo, iniciando su caminar por las calles de Arcos en medio del clamor popular. Lo primero era superar las gradas de San Francisco, cuyo acceso se ha mejorado con la rampa que se estrenó el pasado año 2007.

Lució con esplendor y seriedad el paso de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas, que hace dos años tuvo una importante mejora realizada en los talleres de Gonzalo Terencio, en la población sevillana de Mairena. La música acompañaba al recogimiento mientras los costaleros mecían el paso de palio de la Santísima Virgen de la Amargura que, una vez más, atrajo las miradas de los cofrades.

Cabe destacar que esta hermandad luce con mayor solera desde que hace dos años se ha adelantado su horario de salida en un hora con lo que muchas personas que terminan su jornada laboral tienen la oportunidad de poder acompañar a los hermanos de esta solemne cofradía. De hecho, durante la jornada de ayer San Francisco fue un ir y venir de personas que quisieron rendir pleitesía a las imágenes antes de salir en la calle.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios