Historia de un 'imposible'

Conseguir un palio en un año

  • La Paz le echó valor y sorprendió dando a conocer que en doce meses sacaba al Refugio bajo palio. Esta es la historia

Comentarios 1

Ha sido un logro sin precedentes en la historia cofrade local. La hermandad de La Paz, que ayer se estrenó en la Semana Santa, dijo que en un año sacaría a su Dolorosa. Y así lo hizo. Pero detrás han quedado muchas horas de trabajo, de gestión y de buscar recursos económicos suficientes como para afrontar una empresa de este calibre. Lo cierto es que el escepticismo de los cofrades jerezanos sobre este logro era lo único que le llegaba a la gente de Fátima.

Pocos, sólo ellos y pocos más, creían posible que El Refugio consiguiera estar en la calle el Lunes Santo. Y, además, lo hizo con solvencia. Con un paso cuyos elementos son casi todos propiedad de la hermandad y con muy poco prestado: la caída delantera bordada cuyo diseño es de fray Ricardo de Córdoba y ejecutado por el artista cordobés Antonio Villar, bordador de referencia en todos los proyectos que lleva a cabo el sacerdote Capuchino.

De este mismo es el diseño del respiradero frontal, que también estrena La Virgen del Refugio, asimismo bordado en el mismo taller.

Por lo demás el paso de palio, en cuanto a sus elementos esenciales, se conformó de la siguiente forma: de estreno fueron los varales y juego de jarras, realizados por el taller Maestrante de la capital hispalense. La candelería fue cedida por la hermandad de San Bernardo de Sevilla, que es madrina de la cofradía jerezana.

La hermandad del Cristo de la Viga prestó los antiguos candelabros de cola de la Virgen del Socorro, mientras que la corona de la Virgen es de la hermandad del Cautivo de Chipiona. La Virgen está vestida con el manto azul ‘pavo real’ que ha sido realizado en los talleres de costura de la propia hermandad. Y es que ese taller, gobernado por mujeres y jóvenes de la hermandad, es uno de sus tesoros. Es un ejemplo claro y explícito de lo que esta cofradía es: amor, empeño y trabajo.

A este grupo se le debe mucho de lo que ayer se vio en la calle así como por  otros hermanos que hicieron el esfuerzo de donar varales y otros de los elementos imprescindibles para el estreno de esta tarde. Hace un año el obispo anunció que La Paz entraría en la Carrera Oficial. La hermandad no sólo quiso hacerlo sino que se impuso el reto de llevar a con ellos a El Refugio. El sábado pasado fue el día de la puesta de largo. Cuando el cura  Buenaventura Sánchez Falcón aspergió el agua bendita sobre el palio, la misión entonces ya se dio por cumplida. Debajo irán  45 costaleros, un grupo de hombres que llevaron a orgullo haber sido los primeros designados para pasear esta nueva advocación de Jerez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios