Cristo, en el primer viernes de marzo

  • El casco antiguo fue ayer, un año más, eje devocional y cofrade con los tradicionales besapiés al Señor de las Tres Caídas, Cristo de la Esperanza y el Señor Cautivo

Comentarios 4

No fue precisamente un día que en lo climatológico anunciara la primavera y con ella la Semana Santa, pero sí fue una jornada de especial intensidad devocional que se localizó en tres templos diferentes pero situados en el casco antiguo de la ciudad. Fue el primer viernes de marzo que trajo una Cuaresma más las tradicionales citas con un trío de imágenes de Cristo: el Señor de las Tres Caídas, el Cristo de la Esperanza y Nuestro Padre Jesús Cautivo.

No cabe duda que la estampa más clásica del día es la muchedumbre que se da cita en las iglesia de San Lucas para visitar al Nazareno Caído que estuvo expuesto en besapiés en el altar mayor del viejo templo alfonsino y ante una constante presencia de devotos y hermanos que pasaron ante Él desde la apertura en la medianoche. A poca distancia estuvo el Santísimo Cristo de la Esperanza de la hermandad de la Vera Cruz. San Juan de los Caballeros volvió a ser el mejor marco para esta magnífica imagen de un crucificado que concitó al Jerez cofrade que tiene este acto como imprescindible en el calendario cuaresmal. Y frente a este templo, en la capilla del Cristo del Amor, se expuso en besapiés a Nuestro Padre Jesús Cautivo. Estos fueron los argumentos un año más para este día tan especial en lo cofrade, que reeditó unas acostumbradas estampas que permanecen con el paso del tiempo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios