Opinión cofrade

Cuarenta años de la salida desde el Oratorio de la Escuela de San José

Paso de misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén en la capilla de San José. Paso de misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén en la capilla de San José.

Paso de misterio de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén en la capilla de San José. / pascual

Alo largo de estos años, nuestra Ilustre y Lasaliana Cofradía ha tenido momentos buenos, y momentos no tan buenos; pero a pesar de todo ha sabido seguir adelante con el esfuerzo y el tesón de los que nos precedieron; y con la ayuda de Cristo Rey y Nuestra Señora de la Estrella, seguimos luchando para que esta forma de vivir nuestra fe no se pierda, ahora que desgraciadamente nos quieren quitar a Cristo de nuestras vidas.

Se cumplen hoy 40 años y conmemorar no debe significar única ni necesariamente celebrar. Significa, sobre todo, hacer memoria, y para ello nos debemos situar en ese entorno, para poder valorar con equidad, 40 años después, la repercusión de esa apertura.

Transcurre el mes de abril de 1977, el Azahar, hermosa flor del naranjo, no solo por lo que representa para nuestras Cofradías, sino por el agradable perfume que nos regala y que viene a ser algo así como el pórtico de la primavera, inunda nuestras calles y plazas, anunciándonos que la Semana Santa está a la vuelta de la esquina... por fin llega el día, suena el despertador ¡Ya es Domingo de Ramos!

Amanece la jornada más esperado para todo Cofrade… mañana radiante y silenciosa, rayos de sol que penetran por nuestras ventanas y generan un suspiro de emoción contenida, cansancio acumulado por la falta de sueño, azahares que inundan de perfume la plaza Rafael Rivero, San Marcos… y como no….también…el patio de los naranjos de nuestra Escuela. A las 10,00 de la mañana, presidida por el siempre recordado primer Obispo de Nuestra Diócesis Asidonia-Jerez, el Excmo. Y Rvdmo. D. Rafael Bellido Caro, se celebra la Santa Misa y procesión de Palmas.

Momentos antes de la 6 de la tarde, el Hermano "Botella", inicia las oraciones previas a la salida procesional. A continuación, el Hermano Mayor, D. Antonio Morales Moreno, se dirige a los hermanos de la Cofradía:

"Queridos hermanos: En breves momentos nos dispondremos a realizar nuestra Estación de Penitencia. Todos, unidos en Hermandad, daremos público testimonio de nuestra fe en Jesucristo y de nuestra pertenencia a la Iglesia Católica.

Expresar una vez más, nuestro más sincero agradecimiento al Hermano Botella, ¡aquí a mi derecha…! por el esfuerzo y el trabajo que en breves instantes se hará realidad…. la salida de la Cofradía desde el interior de este Oratorio… ¡Muchísimas gracias Hermano Antonio…!

El Hermano se acerca al paso de Misterio. El capataz bajo el faldón, informa a la cuadrilla que la primera llamada la va a realizar el Rvdo. Hermano Antonio Botella. La Hermandad le concedió el Honor de la primera levantá, en el año de la primera salida desde el interior del Oratorio.

¡Es la histórica primera 'levantá' del misterio en el interior del oratorio!

A las 6 de la tarde... Don José Alconchel López, Director de Cofradía, se dirige solemnemente al Sr. Hermano Mayor: "Ya es la hora, ¿da Vd. su venia para abrir la puerta?" y D. Antonio, con la misma solemnidad responde: "Venia concedida".

Chirrían al instante los goznes de la pesada puerta, y la Cruz de Guía portada por D. Fernando Monteoliva Sánchez. Se enmarca en su dintel. La cofradía lentamente iniciaba la histórica Salida Procesional.

Un río interminable de nazarenos portando Palmas sigue saliendo del Oratorio, inundando el patio de la Escuela. Quinientos cuareta y siete nazarenos acompañaron a sus Sagrados Titulares ese singular Domingo de Ramos. El capataz ha metido la cabeza bajo el respiradero frontal. Con su mano izquierda sujeta el pico levantando el faldón y con la derecha agarra fuertemente el zanco. A media voz, ha dado unas órdenes breves y precisas. Bajo las trabajaderas se ha notado un apresurado trajinar y se ha dejado escuchar la voz del "Gordo", Fernando Cornejo: "Chiquitos estáis puestos…?"

-¿Estáis puestos?... ¡Qué voy a llamar! Desde abajo una voz le responde, ¡Llama cuando quieras, 'miarma'! Y el paso, como movido por un resorte, se eleva al Cielo, "a la Gloria del Señor", iniciando lentamente su caminar por el Jerusalén Jerezano.

Un río interminable de nazarenos portando cirios sigue saliendo del Oratorio, inundando el patio de la Escuela, cruzando el hoy pasaje del Hermano Eleuterio José, hasta 1976 refugio de Nuestra Señora. A los sones de "Estrella Sublime" a cargo de la Banda de Música de Carrión de los Céspedes, la Reina de los Lasalianos, nuestra protectora… nuestra guía al Cielo… poquito a poco inicia su recorrido procesional… Y así fue, que en ese nonagésimo tercer día del calendario Gregoriano de 1.977, Domingo de Ramos, nuestros Sagrados Titulares, efectuaron por primera vez, gracias a la apertura de la puerta lateral del Oratorio de la Escuela de San José, la salida procesional desde su interior. Alguien cierra la puerta tras Ella. La Cofradía ya está en la calle. Esta inolvidable salida se inscribe con letras de oro en la Historia de la nuestra Cofradía. ¡Y se cumplió el milagro!

Al igual que Dios permitió a Moisés abrir las aguas del mar Rojo para que los hebreos pudieran tener su tierra prometida. Aquí, hace cuarenta primaveras, también se obró el milagro, Dios, a través de la mano de un Bendito hijo de San Juan Bautista de la Salle, el "Hermano Botella" abrió los muros de la capilla, permitiendo la salida de la cofradía desde su interior. Ese "milagro" cofrade fue gracias al infinito amor que profesó el siempre recordado Rvdo. Hno. Antonio Botella Salvador a la hermandad; al empeño de la Junta de Gobierno que presidía D. Antonio Morales Moreno y a la ilusión de unos jóvenes cofrades que conformaban la primera cuadrilla de hermanos costaleros del misterio de la "Borriquita".

Conmemoramos este año 2017, el XL aniversario de tan magno acontecimiento, sin lugar a dudas ese 3 de abril de 1977 marcó un hito en la historia de la Hermandad, fue único, y supuso un punto de inflexión, no solo en nuestra historia, sino también en nuestra vida interna como Cofradía.

Convencidos de que nada sería igual sin esa "puerta". Puerta… que hoy "Chorrea Solera como diría el Pregonero Liaño."

Atrás quedaron las dificultades que suponía la salida del Misterio desde la galería… el montaje del paso de palio debajo del arco de la puerta de salida a San Marcos. Este 40 aniversario, es un momento fundamental para comprender algo más. Para reconocer públicamente el agradecimiento más profundo al Rvdo. Hermano Antonio Botella Salvador.

En estos 40 años, la Hermandad ha alcanzado un impulso tal, como quizás nunca imaginaron los fundadores que la concibieron e iniciaron en aquel bendito junio de 1949.

Y cumplir años produce también tiempo de agradecimientos y de recuerdos. La jornada de hoy es una jornada muy especial, lo es para todos los que hoy conformamos esta HERMANDAD, pero también lo es, haciendo un poco de historia, para todas aquellas personas que hicieron posible la creación y consolidación de esta Ilustre y Lasaliana Hermandad.

Gracias por todo ello al Rvdo. Hermano Botella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios