Tiempos de cuaresma

Fe y devoción revelada a las plantas del Señor

  • Muchos jerezanos acudieron en la jornada de ayer a los templos para visitar las imágenes expuestas en besapiés y besamanos

El Santo Crucifijo de la Salud en la parroquia de San Miguel estuvo expuesto en solemne función de besapiés en la nave del evangelio por primera vez. El Santo Crucifijo de la Salud en la parroquia de San Miguel estuvo expuesto en solemne función de besapiés en la nave del evangelio por primera vez.

El Santo Crucifijo de la Salud en la parroquia de San Miguel estuvo expuesto en solemne función de besapiés en la nave del evangelio por primera vez. / PASCUAL

Miércoles de Ceniza cargado de fervor y devoción popular en los diferentes templos en los que estaban expuestos los titulares de las cofradías que ayer celebraban sus respectivos besamanos o besapiés. Se trató de una jornada algo fría en lo meteorológico pero ciertamente cargada del calor ferviente de muchos jerezanos. En el convento capuchino de Divina Pastora estuvo expuesta la bella imagen de la Virgen de la Caridad que procesiona en el impresionante paso de misterio de la Sagrada Mortaja, imagen que también se acercó a los muchos devotos y cofrades de la hermandad que tiene su estación de penitencia en la jornada del Sábado de Pasión.

El Santísimo Cristo de las Misericordias fue la bendita talla que aglutinó ayer a muchos cofrades de la hermandad de la Paz en la iglesia parroquial de Fátima. Un crucificado cuya devoción va calando en el barrio de la Constancia gracias al trabajo de los buenos hermanos de la cofradía del Lunes Santo.

El Señor de los Trabajos, por aquello de la advocación tan necesaria en estos tiempos, también fue muy visitado en la iglesia de la Victoria. Y más abajo, allá donde la ciudad se convierte en intramuros, los devotos se pudieron acercar al Santísimo Cristo de la Salud, imagen que protagonizará el Miércoles Santo un momento histórico si se tiene en cuenta que será el primer año que procesiona junto a la bellísima Virgen de los Dolores que ocupaba el centro del altar. Y también procesionará el Señor de las Tres Caídas... Sin iluminar ayer en San Lucas ni tan siquiera por un cirio y separado de sus mujeres por la presencia de unas rejas allá en la capilla lateral.

Nave del Evangelio

En San Miguel estuvo expuesta en besapiés esa obra imperecedera que tallada por José de Arce. Se trata del Santo Crucifijo de la Salud que es elegancia clavada en un madero. Este año con un cambio considerable al encontrarse la imagen en la cabecera de la nave del evangelio. No se recuerda entre los cofrades un lugar distinto para el Señor al de la impresionante capilla sacramental. Sin embargo, su planta y su hermosura siempre brillará allá donde podamos salir a su encuentro.

Y en San Francisco un reguero de devotos ante las plantas del Señor de la Madrugada de Jerez. Nuestro Padre Jesús de la Vía-Crucis volvió a reunir a cientos, quizá miles, de jerezanos que se acercaron a la joya del convento seráfico. El Señor que tallara Ramón Chavelil volvió a gobernar con la mansedumbre de su rostro para acercarse a las muchas devotas que siguen su sendero.

Hermoso, como siempre, el Señor de la Vía-Crucis que no dejó, ni tan sólo en el día de su besamanos, de cargar con la cruz de los pecados del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios