Inmisericorde Noche de Jesús

  • La Madrugada fue una continuidad de la tarde del Jueves Santo, con la total ausencia de cofradías en las calles

LLUVIA, truenos, viento, frío... Éste es el dibujo que se puede hacer de la Madrugada. Ante este panorama poco o nada podíamos esperar en lo cofrade. La Noche de Jesús pasó en la blanco. Sin cofradías, sin gente, sin nada que ver.

Tristeza, mucha tristeza en los rostros de los pocos que quedaban en los templos donde ya se dijo que la salida procesional quedaría para otro año, si Dios quiere porque este no. Todo se fue precipitando y de una a otra hermandad el mal trago fue pasando ante la evidencia de que la Madrugada se había roto. Una jornada más que se fue al traste y no es que no se supiera que la cosa estaba muy mal en lo climatológico. Claro que se sabía. Lo que pasa es que siempre queda algún clavo ardiendo al que agarrarse y sobre todo que nadie quiere asumir que pudiéramos llegar a vivir lo que ni las estadísticas cofrades siquiera son capaces de recordar.

Al filo de la medianoche caía un chaparronazo de órdago. Media hora después volvió a llover con fuerza y así sin parar con mayor o menos intensidad hasta bien entrada la Madrugada. Ni siquiera había que plantearse si en San Miguel y por San Francisco tendrían dudas sobre qué hacer. Y no fue una decisión cobarde ni mucho menos pese a la fama que precede a ambas. No había más que asomarse a la calle para empaparse totalmente de agua.

Así, a la una el hermano mayor del Santo Crucifijo anunció a los hermanos la suspensión de la salida tras una reunión de su junta que apenas duró algo más de cinco minutos. Impresionante el dato de que tan solo se ausentaron siete hermanos del total que este año sacaron su papeleta de sitio. Por La Yedra también lo tuvieron bastante claro. Esta año la Esperanza se quedaba en casa.

Y así de forma sucesiva las comunicaciones negativas se fueron sucediendo y por ende, el rezo de Via Crucis en los templos cerrados hasta que los nazarenos los abandonaron. Y seguía lloviendo aquí y en otros muchos lugares de a Andalucía como en Sevilla donde su Madrugá pasó a la historia como la más aciaga de la historia reciente.

A las cinco de la madrugada todo estaba consumado. La Noche de Jesús había pasado a la historia más funesta de la relación de la Semana Santa con el tiempo meteorológico. Sólo quedaba algún rescoldo por San Juan de Letrán que con mucha pena pero con la impronta de la gente del Nazareno todavía se podía encontrar alguna tertulia, siempre con el tiempo como argumento principal y con lo malaje que ha sido esta Semana Santa, desde ese Domingo de Ramos de tremendo ventarrón, un Lunes que se salvó por los pelos, pero con 'Eolo' como invitado, un Martes en blanco, un Miércoles que fue un regalo para casi decir adiós a la Semana Santa de 2011 y el resto ya lo conocemos. El 1 de abril de 2012 empezará a sucederse de nuevo la historia pasional en Jerez.

Otro dato significativo es que las zonas donde se suele concentrar la denominada 'movida' juvenil cada Madrugada, lo que ha sido una constante queja de las hermandades que se veían afectadas por transcurrir por esas zonas de copas tan concurridas, se vieron muy mermadas de gente. Algunos cofrades sacan como conclusión que, al margen del mal tiempo que no invitaba a estar en la calle, estos jóvenes tienen la motivación de las procesiones para salir en la madrugada. Así fue la cosa. Queda menos de un año porque el 1 de abril de 2012 será Domingo de Ramos. Pero la pena de ésta no nos la quita nadie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios