San Francisco y San Miguel marcan el inicio de la Cuaresma cofrade

  • El Santo Crucifijo y el Señor de la Vía Crucis fueron los primeros besapiés del tiempo litúrgico estrenado ayer

Comentarios 1

Desde ayer la Cuaresma 2009 es una realidad, un nuevo tiempo litúrgico que está marcado por la intensa actividad cofrade que se sucederá en los próximos cuarenta días hasta la llegada de la Semana Santa. Ese comienzo de la Cuaresma tuvo ayer sus citas cofrades más sobresalientes en la iglesia de San Miguel y en San Francisco, en la primera con el Santo Crucifijo de la Salud y en el segundo templo con el Señor de la Via Crucis. También se expuso a la veneración de los devotos la efigie del Ecce Homo que recibe culto en San Pedro.

En la maravillosa capilla del sagrario de San Miguel estuvo expuesto el Santo Crucifijo de la Salud, con la singularidad de no estar en posición horizontal y sí vertical, sin corona y sin potencias, unas formas nada habituales en esta imagen de José de Arce. Fue evidente que la cita del Miércoles de Ceniza en San Miguel forma parte de las imprescindibles en el calendario cofrade, motivo por el que fue masiva la visita al Crucificado. En San Francisco, la segunda hermandad de la Madrugada, también expuso al Nazareno de la Via Crucis a sus muchos devotos en un acto rodeado de la sencillez y austeridad características de esta cofradía en la histórica Capilla del Voto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios