El Viernes Santo queda pendiente de un decreto del arzobispo Del Río

  • La decisión final, por mandato del prelado, estará basada en el acuerdo que todas las partes afectadas alcancen sobre cómo ordenar este día, sin que por el momento se descarte cualquier posibilidad

Esta semana próxima puede ser definitiva para conocer la decisión sobre cómo quedará el Viernes Santo después del paso dado por el arzobispo, que ordenará mediante decreto la solución final. Pero esa disposición de obligado cumplimiento introduce un ingrediente de especial significación ya que su contenido será el que consensuen el presidente del Consejo, Manuel Muñoz Natera, el delegado de Hermandades, Joaquín Natera, y el hermano mayor de la cofradía, Domingo Díaz Barberá.

Pese a que antes de celebrarse el encuentro se presuponía que la opción de pasar a ser la primera del día tenía visos de salir adelante, dado el resultado del cabildo de La Piedad que apoyó esta tesis, ahora las opciones son más amplias. El respaldo episcopal a lo que decidan las partes podría propiciar un cambio en los horarios pre establecidos para el Viernes Santo y de forma general para todas las cofradías con el objetivo de que la recogida de la hermandad del Calvario se ajuste al máximo a las aspiraciones de ésta.

Por tanto cabe la posibilidad de que el Santo entierro siga cerrando el paso por la Carrera Oficial pero a una hora más temprana. Lo que sí volvió a descartarse por completo es el pase al Sábado santo. Del Río volvió a reiterar en la reunión su negativa, recalcando lo que ya manifestó en diferentes ocasiones y remachó el pasado Domingo de Resurrección en la pontifical de la solemnidad. Entonces, el prelado dejó claro que la solución pasaba por el cumplimiento de los horarios. Por ahora el trabajo de la 'comisión' va marchando "bien" manifestó el presidente Muñoz Natera que también asegura a este medio que en esta semana podría ver la luz la solución.

Lo cierto es que se están manejando los horarios e itinerarios de todas las hermandades de la jornada sin que se deje de lado cualquier alternativa que pueda ser útil para "el bien de la Iglesia" como manifestó Del Río a los asistentes al encuentro. El delegado Joaquín Perea es más explícito a la hora de aventurar que la solución es más fácil de lo que parece y que con los 'mimbres' que se tiene se puede plantear el arreglo a gusto de todos.

Por su parte Domingo Díaz no se expresa con un especial entusiasmo sobre todo lo que está pasando, limitándose a decir que "estamos trabajando y seguimos viendo el asunto hasta que se termine", añadiendo que "la decisión del obispo hay que aceptarla". El Sábado Santo está claro que no, así que a su juicio la situación se ha complicado no dudando en calificarla de compleja, "cuando todo es mucho más fácil", dijo. Todo esto será conocido por su junta para hacer un seguimiento de las 'negociaciones'. Así las cosas, lo que resta es una espera que se apunta no demasiado larga ya que a mediados semana podría haber noticias sobre este controvertido asunto. Y más que controvertido, confuso y complejo porque, respetando el silencio que se han impuesto los negociadores, mientras más de trata de escarbar en el tema, más dudas surgen sobre si se han impuesto límites a la solución.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios