El desfibrilador ya es un clásico tras el cierre de una cofradía

Las cofradías llevan ya algunos años apostando por la prevención sanitaria a la hora de emprender una estación de penitencia. Se podría asegurar que la Semana Santa tiende a estar 'cardioasegurada'. Es una manera de atajar posibles problemas ya no sólo cardiacos entre las muchas personas que arrastra una cofradía, sino también una seguridad en materia puramente sanitaria. Este servicio, que ya está prácticamente establecido en todas las hermandades, atiende todo tipo de urgencias que pueda tener un nazareno o un costalero en las horas de procesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios