Semana Santa

El ejemplo de Patricia Bazán inspira a las Tres Caídas

  • La hermandad pone en marcha un programa de acción social que toma el nombre de esta cofrade cuya vida estuvo marcada por su pasión por los estudios

La hermandad de las Tres Caídas ha definido el eje principal en el que basará su acción social y caritativa que se articulará mediante un programa que lleva por nombre el de la fallecida hija del cofrade de la hermandad Francisco Bazán. 'Acción cofrade: Patricia Bazán Luna' es el nombre elegido en memoria de quien es la inspiración de esta iniciativa. En un documento de presentación remitido por la hermandad se explica el desarrollo que tendrá este programa destinado a niños con especiales dificultades ya sea por la marginación, pobreza, difícil entorno social o por enfermedad.

De hecho, la cofradía ya tiene definida una primera acción bajo la denominación de Educa con el objetivo de dotar de material escolar a lo pequeños que viven en zonas marginales y con graves carencias para el desarrollo de su educación. Por este motivo se ha elegido la barriada de la Sierra de San Cristóbal y en concreto con un grupo de niños y niñas de entre 8 y 14 años de edad, en coordinación con el grupo Azada. Este será el que reciba la asistencia que proporcionará la hermandad que sustenta la puesta en marcha de la acción en las cuadrillas de costaleros, las cuales han asumido, de forma individual cada costalero, un compromiso para aportar el material que se requiere. La fórmula elegida no deja de ser original ya que, por trabajadera, se ha repartido un listado de necesidades. El ejemplo de Patricia es el elemento troncal de esta acción social. En la presentación remitida por la hermandad se incluye una carta del servicio de hematología del hospital en el que ya se pedía algún reconocimiento por el tesón y voluntad de la joven, una carta que define el por qué Patricia inspira esta iniciativa.

La misiva que pretendía servir como solicitud de algún tipo de premio para la entonces paciente Patricia Bazán Luna. La carta comenzaba diciendo: "Define el diccionario a un héroe como aquella persona famosa por sus hazañas o virtudes. Y es así como debemos calificar a nuestra paciente DOÑA, y decimos doña a sabiendas de que por su corta edad éste no es un tratamiento habitual". Lamentablemente, a pesar de los numerosos ciclos de quimioterapia y de la realización de un transplante de médula ósea, la enfermedad volvía a aparecer una y otra vez. La carta continuaba afirmando: "En estos años, Patricia ha estado más días hospitalizada que en casa, pero nada le ha impedido continuar sus estudios, y no simplemente continuarlos sino que ha mantenido una media de sobresaliente, con numerosas matrículas de honor. Ha sido para nosotros impresionante observar cómo día tras día, sin descanso, entre vómito y vómito, entre ciclo y ciclo, entre punción y punción, entre fiebre y fiebre, Patricia volvía a coger sus libros y continuaba estudiando".

Con el recuerdo de Patricia, cada cuaresma la hermandad hará honor a su nombre que se une a la caridad de la cofradía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios