Las imágenes del Perdón fueron trasladadas anoche a la Catedral

  • Permanecerán hasta que la Ermita de Guía esté en condiciones, tras la inundación del pasado lunes

Pasadas las nueve de la noche, las imágenes de la hermandad del Perdón quedaban situadas en la Catedral después de abandonar minutos antes la Ermita de Guía. En el primer templo permanecerán hasta que el pequeño templo vuelta a recuperar la normalidad. De esta forma, los cultos de la cofradía se desarrollarán en una de las capillas laterales, justo la que está junto a la del Resucitado. El traslado se llevó a cabo de forma rápida y sencilla, tal y como quería la hermandad. El estandarte de la cofradía abrió el cortejo en el que se integraron numerosos hermanos, eso sí, sin portar cera porque ésta está aún flotando en los sótanos de la ermita. El Crucificado fue portado a hombros y El Perpetuo Socorro sobre la parihuela cedida por la hermandad del Mayor Dolor, ambos portados por los costaleros. Entre tanto continúan las arduas labores de limpieza de las dependencias y las consultas a los expertos para ver el alcance de los daños en el patrimonio de la hermandad. El hermano mayor, Manuel Salado, al menos saca algo positivo de todo esto, la afluencia de hermanos que están colaborando en los trabajos, unos 40 todos los días. Otra medida que ha adoptado la junta de gobierno ha sido la de no trasladar, por el momento, los enseres a otras dependencias ya que han habilitado un espacio seguro para poder guardarlas y preservarlas de futuras avenidas de agua. Al hilo de esto, el hermano mayor destaca el ofrecimiento que ha llegado desde varias cofradías ofreciendo sus casa de hermandad para guardar las piezas más delicadas del patrimonio artístico. Las muestras de solidaridad siguen llegando por parte de las restantes hermandades así como del Consejo. Todos se han ofrecido a prestar su colaboración en lo que precise la hermandad a la que le queda un resto de verano cargado de trabajo en forma de cubos y fregonas. La fuerte tormenta del lunes provocó la más importante inundación que ha sufrido la Ermita de Guía en los últimos años. La más reciente fue antes de la pasada Semana Santa, y ya entonces provocó algunos daños, aunque no tan importantes como los de esta última vez. La hermandad volverá a reiniciar sus actividades en la Ermita de Guía, una vez que ésta se encuentre en condiciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios