Un tiempo sin edad

Martes Santo de San Mateo, Jerez barrio, con sabores acrisolados de tiempos pasados, nostalgia de pueblo sabio que, todavía, se aglutina desde la droguería de Agustín, como ya he dicho, abanderada de un tiempo infinito que queremos recuperar.

Martes Santo de mañanas solemnes, misas de señoritos, recuerdos de soldados en las calles, sueños de cartujas alejadas y escultores valencianos. Martes Santo de Defensión. Hermandad nueva, de sabor viejo, escuela cofradiera donde todo está medido por el arte de las cosas exactas y, además, sin dar tres cuartos al pregonero. Cristo de la Defensión, serena majestuosidad esculpida. Parece como si hubiera sido realizada teniendo en cuenta el carácter de la cofradía de la que sería, con los siglos, imagen titular; expresión justa de un sentir sin aristas desvirtuantes. Hermandad de la Defensión que ha sabido beber en las fuentes de un ayer determinante, que vive un hoy sin prisas, poniendo las puntadas justas para un mañana con vocación de futuro eterno materializado en un pasopalio que será la quintaesencia de una Semana Santa sin tiempo definido. Admiren esta Hermandad sin prisas, buscando el gozo supremo de los mínimos detalles.

Martes Santo de Virgen de los Remedios, expresión exacta de la gran escultura. Hermandad del Cristo del Amor donde el discurso del tiempo se escribe con sabios renglones donde todo parece que circula por los cauces de la certeza. Remedios de arte grande, que funde la tradición con la modernidad y que aleja los fantasmas del tiempo. Búsquenla por Chancillería y Gaitán.

Y Clemencia. Germen exacto de la nueva Semana Santa, gramática pura donde encontrar los factores de las modernas estructuras cofrades. No duden en encontrarse con ella por Duque de Abrantes. Allí su especial sentido brilla con fuerza y se acentúa un carácter propio que rompe los esquemas y abre las máximas perspectivas. Cofradía de gran pureza donde muchas otras deben mirar.

Martes Santo. Donde el tiempo no tiene edad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios