Ahora sí parece un derbi

  • El regreso de Julio Baptista, Maresca e incluso Antonio Fernández añade morbo a la visita del Málaga, que en la última década sólo perdió una vez en Nervión y logró hasta cuatro triunfos y tres empates

Comentarios 13

Se van apagando los ecos de la polémica semifinal de la Copa y el Sevilla es el primer interesado en pasar página de una vez por todas. Entre otras cosas porque la Liga devuelve al equipo de Gregorio Manzano a la realidad de la rutina y ésta dicta que el margen de error cada vez es más pequeño. Cualquier distracción es excesiva y si se añade que el rival inminente es el Málaga, más aún. En la capital de la Costa del Sol siempre se le dio tratamiento de derbi a este choque y no les ha ido mal con ese calificativo, como demuestran las últimas estadísticas. En esta ocasión, además, vuelven a Nervión dos viejos ídolos: Julio Baptista y Maresca. A los dos se los ha llevado a Málaga un ex miembro de la dirección deportiva sevillista, Antonio Fernández, que ayer reconoció que estuvo a punto de relevar a Monchi en 2006.

Por si el encuentro no tuviera alicientes, el ex técnico de la Federación Española y actual director deportivo blanquiazul le ha puesto más pimienta. Antonio Fernández recordó en la cadena Cope que José María del Nido le ofreció el cargo de director deportivo del Sevilla en vísperas de aquel inolvidable jueves de Feria. Monchi ya había planteado la opción cierta de dejar la nave sevillista por el Almería, más por asuntos personales que deportivos. "La noche antes de jugar con el Schalke, en una conversación con consejeros del Sevilla a altas horas de la madrugada, me ofrecieron la posibilidad de que tomara el relevo de Monchi junto a Ramón Vázquez", recordó ayer Antonio Fernández, quien añadió: "En ese momento se abrieron diferentes posibilidades porque Monchi también me ofreció irme con él al Almería. No sé qué hubiera pasado si Monchi, al final, no hubiese dado marcha atrás. Yo entendí que había cumplido un ciclo y me marché al Xerez. No puedo negar que quedarme en el Sevilla hubiera sido un gran atractivo para mí".

El encuentro con los malaguistas, siempre adobado con dosis de rivalidad, llega con este morbo más el añadido de ver en el Sánchez-Pizjuán a dos viejos conocidos que intentan relanzar sus respectivas carreras en Málaga. Julio Baptista ya tuvo un primer regreso con la camiseta del Real Madrid. Será la tercera visita a Nervión del brasileño, aquel mediocampista que Joaquín Caparrós convirtió en goleador hasta el punto de que llegó al medio centenar de tantos en dos años. En las dos anteriores, Julio Baptista sólo pudo contemplar el triunfo de los locales: 4-3 en el último partido de la campaña 05-06, en el que el Sevilla de Juande, flamante campeón de la UEFA, era un ciclón que tumbó consecutivamente a Barcelona y Madrid. Año y medio después, el Sevilla de Jiménez vencía a los madridistas por 2-0. Julio Baptista salió en los últimos diez minutos sin poder cambiar el signo del partido.

En cambio, Maresca, el héroe de Eindhoven con sus dos recordadísimos goles, será la primera vez que vuelva a pisar como futbolista el Ramón Sánchez-Pizjuán. La última vez que lo hizo fue en la penúltima jornada de la campaña 08-09, cuando todo el sevillismo celebró a lo grande la clasificación para la Champions tras aquel gol de Perotti sobre la bocina ante el Deportivo. Jiménez lo hizo salir en el último minuto de forma testimonial para participar en la fiesta.

Ambos serán titulares hoy. El Málaga, colista, intentará agarrarse a sus buenos números en Nervión. En la última década, el Sevilla sólo pudo ganar una vez: 3-1, en la temporada 05-06. Maresca abrió el marcador. Todo lo demás fueron tres empates, incluido el del curso pasado (2-2) y nada menos que cuatro derrotas. Y en esa estadística algo debe influir que el Málaga se lo tome como un derbi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios