Claridad de ideas y pegada

  • El Sevilla convence en su puesta de largo en Nervión con un juego más ensamblado sobre la idea de la presión · Golazo de falta de José Carlos, que pide sitio de titular con su clase

Sevilla: Palop; Adriano, Squillaci (Fazio, 77'), Escudé (Dragutinovic, 68'), Fernando Navarro (Sergio Sánchez, 54'); José Carlos (Capel, 52'), Zokora (Duscher, 77'), Romaric (Lolo, 68'), Perotti (Alfaro, 68'); Kanoute (Kone, 77') y Luis Fabiano (Acosta, 60'). Xerez: Renan; Francis, Leandro, David Prieto, Mendoza; Moreno (Sidi Keita, 77'), Viqueira (Redondo, 77'); Carlos Calvo (Rosillo, 84'), Víctor Sánchez (Míchel, 71'), Momo (Armenteros, 77'); y Antoñito (Oladi, 56'). Goles: 1-0 (39') José Carlos. 2-0 (51') Perotti. 2-1 (87') Míchel. Árbitro: Ceballos Silva (extremeño). Amonestó a Dragutinovic y Francis. Incidencias: Encuentro amistoso correspondiente al II Trofeo Antonio Puerta. Unos 21.000 espectadores en el Sánchez-Pizjuán.

Faltan ocho días para que el Sevilla saque su palmito de alternativa en la Liga y el esbozo resulta atractivo. El conjunto de Manuel Jiménez demostró ante el recién ascendido Xerez, un equipo en construcción, que las ideas están ya bastante claras. Sobre la base de la presión, que para eso ha fichado a Zokora, el Sevilla puso en escena el esquema a seguir durante la inminente competición. En el estreno del 4-4-2 con Zokora junto a Romaric y Kanoute con Luis Fabiano, el conjunto de Jiménez se mostró compacto a la hora de buscar al contrario y con la suficiente movilidad y clase en la línea de tres cuartos para desbaratar la voluntariosa defensa xerecista. Lo hizo con pegada, además, de dos hombres de la mediapunta que no están llamados en principio a cantar muchos goles. Pero José Carlos y Perotti respondieron a las exigencias de su técnico, mirando a puerta con maldad.

El gol de José Carlos fue lo más brillante de una noche con altibajos, pero que dejó una idea de lo que anda trabajando Jiménez. Líneas más adelantadas en la presión, más libertad de los laterales para subir y mucha movilidad de los hombres de las bandas, que realizaron constantes diagonales apoyándose en un Kanoute que ya está a punto o aprovechando el buen toque de Romaric.

El gol de José Carlos merece un punto y aparte. Tras un par de controles excelsos y algunos movimientos más que interesantes, botó una falta desde treinta metros y puso una rosca imposible para Renan en la escuadra contraria. Ya había anunciado su habilidad a balón parado, pero además constató que tiene el viento a favor con este primer intento al calor de los suyos. No hay mejor forma de pedir sitio.

El equipo del Cuco Ziganda tuvo atrevimiento en los minutos iniciales. Con desdobles por las bandas, los azulinos aprovecharon algunos desajustes defensivos para abrir algunas vías por los costados, de modo que Squillaci, Escudé o Fernando Navarro tuvieron que despejar varios centros peligrosos. Al Sevilla le costó algo entrar en el partido, adaptarse al aún irregular nuevo césped, que para el 12 ó 13 de septiembre, cuando se abre la Liga en Nervión, ya deberá estar a punto. Y el Xerez se dispuso con orden y trabó las primeras intentonas sevillistas. Sin embargo, el conjunto de Jiménez fue saliéndose con la suya hasta convertir el encuentro en un monólogo sobre el ecuador del primer periodo. Para ello ayudó bastante el buen criterio que tuvieron Zokora y Romaric en el reparto de las labores creativas. Se acoplan bien los dos marfileños a la hora de distribuirse esta tarea. El diestro es muy preciso en las líneas de pase en busca de la zona de tres cuartos, mientras que el zurdo le da mayor profundidad al juego con balones interiores o en largo.

Pero lo más interesante fue la adecuada coordinación del equipo a la hora de presionar en campo contrario. Cuando el Sevilla le cogió el aire al partido se hizo con el mando y ya no lo soltó. Además, la libertad de movimientos arriba propició una fase de dominio con rápidas combinaciones. La calidad de la plantilla se ha elevado en general y eso se nota con el balón.

Perotti finiquitó el choque con un disparo duro que se comió Renan. Otra buena noticia que el argentino se suelte mirando a puerta. Y el carrusel de cambios le quitó continuidad al juego. En un desajuste atrás llegó el penalti de Alfaro sobre Armenteros. Palop adivinó el tiro de Míchel, pero no llegó al rechace. Sólo sirvió para ensuciar algo el resultado. Pero la imagen del equipo da pie a pensar que el esbozo está más que definido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios