liga 1, 2, 3 · Elche-Sevilla atlético

Pecados de juventud (3-2)

  • El Sevilla Atlético cae ante el Elche después de dos graves fallos en defensa.

  • El paso hacia delante para lograr la salvación deberá esperar.

Los jugadores sevillistas corren con la pelota hacia el centro del campo tras un gol. Los jugadores sevillistas corren con la pelota hacia el centro del campo tras un gol.

Los jugadores sevillistas corren con la pelota hacia el centro del campo tras un gol. / SFC

Juventud, divino tesoro. Para bien y para mal, la edad marca en un sentido y en otro. Y este domingo, los pecados habituales cuando apenas se superan la veintena lastraron al Sevilla Atlético en su visita al Martínez Valero, donde la racha de cinco encuentros sin caer quedó quebrada. Dos groseros fallos en la zona de atrás, de esos que un profesional del fútbol debe evitar cometer a toda costa, así como un golazo de Álex Fernández ante el que nada pudo hacer Caro, dejaron en agua de borrajas los dos goles de Marc Gual, que firmó un gran partido. El paso hacia delante para lograr la salvación matemática deberá esperar.

Nunca estuvo por delante el equipo sevillista en el marcador, aunque tampoco lo mereció. El Elche había propuesto una presión muy alta que sorprendió al rival. Fruto de ello, pronto llegó el primer gol. Fede San Emeterio controló muy mal la pelota en la salida en la frontal del área propia y Nino, que es el máximo goleador de la Segunda División por algo, le robó la cartera al cántabro y se plantó delante de Caro, a quien batió de forma sencilla.

El rival, aturdido, no sabía responder al tempranero golpe. Mientras tanto, el cuadro ilicitano aprovechaba para acercarse a la portería sevillista e intentar ampliar la renta. A los diez minutos de encuentro, Pedro, desde su campo, vio adelantado a Caro e intentó sorprenderlo con un lanzamiento que el meta acertó a detener con ayuda del larguero.

Pocos argumentos ofensivos ofensivos de un equipo sevillista que veía cómo Borja Lasso, hombre por el que deben pasar las bolas en las transiciones, no terminaba de estar cómodo en la banda derecha. Hubo que esperar hasta la media hora para que el Sevilla Atlético crease la primera ocasión clara, que terminaría a la postre en gol. Marc Gual recibió una pelota en la frontal del área y con dos recortes de mucha clase se quitó de encima a Pelegrín y Túñez. Uno-dos y se plantó delante de Juan Carlos, a quien batió con un disparo con la puntera que se coló por el palo corto. Golazo en toda regla.

Se lo creyó el cuadro de Diego Martínez y dio un paso adelante. Metió una marcha más a su juego y comenzó a merodear mucho más el área levantina, todo ello acompañado por los acordes de viento que sonaban desde las gradas: la situación en el Elche es un polvorín y una derrota podía dar con Alberto Toril en la cola del paro.

Sin embargo, el marcador no se movió hasta el final de la primera mitad en ningún sentido. Sí lo hizo en los primeros compases del segundo acto. De nuevo, el equipo sevillista recibía un nuevo tanto tras el paso por vestuarios. Esta vez fue Álex Fernández quien recibió la pelota tras un córner y empaló desde unos 25 un fuerte disparo que se coló en cerca de la escuadra. Imposible para Caro, que veía cómo tenía que sacar de nuevo la pelota de su red.

La pájara en esta ocasión cerca estuvo de costar algún gol más. Sin embargo las ocasiones de Borja Valle se toparon con el guardameta sevillista, que evitó que los locales ampliaran su ventaja. Pero los visitantes respondieron. Y lo hicieron con un disparo de Ivi a la media vuelta que se marchó a córner.

Entró el encuentro en una fase de ida y vuelta, en el que ambos equipos tentaban al rival. La moneda cayó favorable al Elche, que se vio premiado con un nuevo regalo defensivo. Esta vez, una descoordinación entre Caro y Diego González, dos de los referentes más seguros del cuadro hispalense, propició que la pelota, de nuevo, llegara a Nino, quien cedió al punto de penalti a Borja Valle para que ampliara, tras un recorte, la ventaja para los suyos.

No bajó los brazos el equipo visitante. De hecho, en la jugada siguiente recortó distancias. Ivi encontró entre líneas a Curro, que cedió a Marc Gual para que batiera a Juan Carlos.

Con uno abajo, y a falta de seis minutos más la prolongación, el Sevilla Atlético lo intentó. El propio Gual lo intentó, al igual que Ivi, aunque ninguno de los dos consiguió el tanto del empate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios