"Prefiero jugar en China"

  • Emery confía en que la final no se dispute en el Camp Nou. El técnico vasco cuestiona la labor del árbitro al entender que le faltó tranquilidad.

"Llegar a otra final es un reconocimiento al trabajo del equipo, que ha seguido un camino en la Copa del Rey desde el primer partido en Logroño, al que nos acompañó la afición, y también en el Sánchez-Pizjuán, donde recibimos el empuje necesario para llegar al último escalón". Ése fue el resumen que dio Unai Emery, más que satisfecho por el trabajo de sus futbolistas, quienes disputaron "un partido duro y muy exigente" y "pelearon cada balón hasta el final".

Tenso. Ése fue otro de los calificativos empleados por el entrenador del Sevilla en su resumen del encuentro. Una tensión que fue consecuencia de la "exigencia" de la eliminatoria: "Hay que tener mucho equilibrio, pero la exigencia te obliga a mantenerte en siempre pie, estable, a no entrar en ninguna disputa. Y eso a veces te aleja un poco de lo que es competir, porque estás expuesto a que en una jugada te saquen tarjeta".

Sin perder el respeto a la labor arbitral, Emery no negó estar disconforme con algunas decisiones: "Los jugadores tienen que ayudar a los árbitros siempre, y éstos dejarse ayudar, pero a veces parece que llevan ciertas cosas al terreno personal. No niego que lo de N'Zonzi sea tarjeta, pero estoy convencido de que él no quería verla y se ha quedado fastidiado. Luego me han comentado que fue a hablar con el árbitro y vio la segunda. Creo que hay que tener tranquilidad en todas las situaciones y en ésta no la ha habido. Estoy un poco contrariado por este tema. Los quiero ayudar, pero por momentos me parece que ocurre al revés. Para ellos todos los jugadores tienen que ser una equis".

La jugada del penalti también fue dudosa a ojos del técnico nervionense: "Desde mi banquillo pareció que el jugador del Celta se tiró antes de que lo tocara Sergio, pero quizá me equivoco".

Cuando no se mordió la lengua el de Fuenterrabía fue al señalar el escenario idóneo para albergar la final: "Prefiero jugar en China que en el Camp Nou, porque eso sería caer en una injusticia y darle al Barcelona una ventaja, un segundo Messi, y no lo necesita porque ya tiene uno. Quiero jugar en cualquier sitio donde la afición del Sevilla se encuentre cómoda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios