liga 1,2,3 | Sevilla Atlético-Valladolid

Goleada para amarrar la salvación (6-2)

  • El Sevilla Atlético vapulea al Valladolid y deja prácticamente sellada la permanencia.

  • Marc Gual, autor de tres tantos, firma su mejor partido con el filial.

Celebración de los jugadores en el césped. Celebración de los jugadores en el césped.

Celebración de los jugadores en el césped. / SFC

Comentarios 1

Se acaban los adjetivos para calificar a este Sevilla Atlético. El equipo de Diego Martínez vapuleó al Valladolid, uno de los equipos que soñaba con entrar en los play off de ascenso y que, como si de una pesadilla se tratara, se fue con seis goles en contra. Casi nada. Una goleada así está al alcance de pocos equipos, y el filial hispalense puede presumir de ser uno de esos conjuntos que, cuando la maquinaria funciona y está engrasada a la perfección, arrolla a los rivales, como se vio en el Sánchez-Pizjuán.

El triunfo ante los vallisoletanos deja, además, prácticamente sellada la permanencia. El objetivo marcado por el club a principio de temporada está al alcance de los dedos y casi sólo falta ponerle una fecha para que sea oficial. Son diez los puntos que ahora mismo el cuadro hispalense maneja con respecto a los puestos de descenso, lo que invita a pensar, manteniendo los pies en el suelo siempre, que la salvación está casi hecha.Necesitaba el conjunto franjirrojo un encuentro así para olvidar el tropiezo ante el Elche del pasado fin de semana. Y el conjunto pucelano se convirtió en el perfecto sparring para dejar atrás las penas. Con un Borja Lasso en modo Houdini, viendo pases donde pocos son capaces de hacerlo, y con Marc Gual desatado -autor de tres goles y que firmó su mejor encuentro desde su aterrizaje en Sevilla- como principales argumentos de un equipo que trabaja como tal, todo se hace mucho más fácil.

El encuentro quedó visto para sentencia al final de la primera parte. Al paso por vestuarios, el filial ya iba 4-0 en el marcador y el Valladolid parecía un muñeco roto, sin apariencia de poder plantar cara alguna. Con un inicio arrollador, los sevillistas pronto se pusieron por delante gracias a un golazo de Yan Brice. El camerunés, que ha rayado un gran nivel en los últimos encuentros, encontró una pelota que le cedió Borja Lasso en la frontal del área y la empaló con fuerza para colarse por la escuadra de Isaac Becerra.

Sin respuesta por parte del Valladolid, que aún parecía en el túnel de vestuario, el Sevilla Atlético jugaba a placer y pronto hizo el segundo. Esta vez, la jugada llegó por banda derecha, donde Carmona colocó un gran centro al área que Marc Gual enganchó a botepronto y con un remate algo acrobático que sorprendió al guardameta del conjunto blanquivioleta. Sería el primer tanto del catalán en el partido.

Los pucelanos mostraron algo de pulso tras el 2-0, aunque la tímida reacción de Álex López, con dos tiros lejanos, apenas inquietaron a un Caro extremadamente seguro bajo palos.

Mientras tanto, el Sevilla Atlético y Marc Gual seguían a los suyo: hacer goles. El tercero llegó antes del ecuador de la primera parte. El catalán recibió una pelota de Borja Lasso en la zona izquierda del área, colocó el cuerpo y le pegó con el interior del pie al palo largo en una nueva exhibición de clase.

Conforme pasaban los minutos, el filial se divertía más. Y eso se notaba en el juego alegre, mientras que el rival era un quiero y no puedo evidente. Su ocasión más clara llegó pasada la media hora, cuando Raúl de Tomás puso a prueba a Caro con un fuerte disparo bajo, que el meta palmerino acertó a detener.

Antes del descanso, Marc Gual consiguió el triplete que se le escapó en Elche. Borja Lasso, de nuevo, encontró un pase a la espalda de la defensa y el delantero catalán puso el broche de oro a su partido con un brillante toque que sirvió para salvar la salida de Becerra. 4-0 al descanso y Gual con su primer hat trick como sevillista en el bolsillo.

La consigna de la segunda parte estaba clara: tras el desgaste de la primera mitad, tocaba contemporizar las posesiones. Sin embargo, la versión diesel de este Sevilla Atlético también es superior a la mayoría de equipos de la categoría. Y eso que los pucelanos, prácticamente en la primera mitad, acortaron distancias en el marcador gracias a Raúl de Tomás, quien lanzó un penalti cometido sobre él mismo por Bernardo Cruz. Yan Brice, como respuesta, empotró la pelota en el larguero en la siguiente jugada.

Con un Valladolid con más ganas que fútbol y argumentos, los sevillistas no temían por su ventaja. Más bien al contrario, incluso con menos revoluciones, buscaron ampliarla. Y así, en el 68, Ivi consiguió colocar la manita después de una brillante combinación entre el madrileño, Borja Lasso y Marc Gual, que se convirtió esta vez en asistente tras brindar un gran pase.

Pero una de las obras de arte de la mañana estaba aún por llegar. Fue con el sexto gol, con el que Borja Lasso destapó el tarro de las esencias. El mediapunta sevillano recibió un pase desde banda derecha de Ivi, sin mirar y al primer toque la cedió a Carrillo que salvó la salida de Becerra con un gran regate para anotar un nuevo gol.

Raúl de Tomás acortó de nuevo distancias en el marcador en la jugada inmediatamente posterior. Sin embargo, ni el segundo tanto blanquivioleta empañó la fiesta del Sánchez-Pizjuán, donde el Sevilla Atlético tampoco regala puntos. Y gracias a ello, la salvación está a punto de caramelo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios