LaLiga 1|2|3

Un filial sin color cae en Almería (2-1)

  • El Sevilla Atlético, muy errático, pierde ante el equipo rojiblanco. Carrillo decoró el marcador en el fina

Carrillo remata en la jugada del 2-1. Carrillo remata en la jugada del 2-1.

Carrillo remata en la jugada del 2-1. / Javier Alonso

El juego del Sevilla Atlético, alegre y colorido, se quedó en gris en la derrota ante el Almería en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. El conjunto indálico firmó, quizás, uno de los mejores partidos de la temporada mientras que el filial, errático en todas las áreas del campo, no consiguió plantar cara a su rival. De hecho, el equipo de Diego Martínez se pareció más a aquel que fue incapaz de ganar durante tantísimas jornadas hace fechas no tan lejanas que al que goleó la pasada semana al Valladolid. Sólo el tanto de Carrillo en la recta final maquilló un poco la labor visitante.

Porque la apuesta salió cruz esta vez. Incluso esas ocasiones, que todos los equipos bien trabajados como éste suelen tener por inercia, se desechó prácticamente sin rival. Porque justo antes de que Fidel sentenciara con el segundo tanto, Marc Gual tuvo una ocasión clara tras un fallo de la zaga almeriense, que demostró que los nervios por estar en la zona de ahí abajo aparecen en cuanto se le apretaba un poquillo, pero el disparo del catalán fue con tan poca fe que no consiguió engañar ni a la pelota para que fuera a puerta.

El Almería salió al encuentro mucho más metido e intentando obviar sus últimos resultados negativos para abandonar el descenso. Encajar antes del cuarto de hora de encuentro, como había ocurrido en los dos últimos choques, era algo que no debía ocurrir más para abandonar la zona baja y por eso preferían jugar en campo rival.

Acumularon bastantes ocasiones para adelantarse en el marcador, sobre todo dos prácticamente consecutivas de Borja Fernández que no encontraron portería. El primer acercamiento realmente peligroso del Sevilla Atléticollegó pasados los 20 minutos de juego. Ivi, excesivamente individualista en bastantes acciones de la tarde, disparó muy forzado al lateral de la red. Sería éste el preludio del gol local, que llegaría prácticamente en la siguiente jugada. Quique colgó una pelota desde la derecha y Uche, bien tapado por Bernardo Cruz, sacó una pierna de la nada para empalar y que la pelota se colara pegada al palo, haciendo imposible la estirada de Caro.

Poca respuesta encontró el Almería a su gol en el resto de la primera mitad. Sí salió con más garra tras el paso por los vestuarios, con más ganas que fútbol, para buscar el empate. Sin embargo, ese ímpetu duró poco, lo que tardó Nano en asustar al filial con una pelota que se paseó por el área chica y que no encontró rematador.

Buscó algo más el equipo de Diego Martínez, y sendos disparos de Pozo, desde la frontal, e Ivi, tras una carrera personal, intentaron mostrar cierta sensación de peligro. Un peligro indoloro para los almerienses, que quisieron meterse en problemas dejando en bandeja a Marc Gual el empate tras una mala salida de la pelota desde atrás. El catalán tiró sin fe, quizás sorprendido por el enorme fallo, y su disparo no fue ni a puerta.

Sería el preludio del segundo tanto visitante. A la contra, y tras el fallo del ariete sevillista, Fidel recibió la pelota tras un gran pase de Quique, con el que batió por arriba, con un fuerte disparo, a Caro. Pudo ser peor para los sevillistas, si el propio Quique, convertido en asistente y máximo goleador de los almerienses, hubiera convertido su gran jugada personal, con dos regates, a diez del final.

Dio algo de emoción a los minutos finales, algo insulsos por la hora, Carrillo con su gol sobre la bocina. Un tanto, el del murciano a la salida de un córner, que no oculta el gris partido que el filial jugó en tierras almerienses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios