fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Soniquete de 'Champions'

  • El Sevilla se enfrenta a uno de los grandes del continente, el Oporto, con la intención de alterar de una vez por todas su discurrir de este curso · Los lusos han sabido regenerarse en esta campaña.

Comentarios 6

Rival de Liga de Campeones en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Es verdad que se disputan los dieciseisavos de final de la Liga Europa, la antigua UEFA, pero Nervión acogerá esta noche a uno de los equipos que rara vez faltan en la máxima competición continental. Se trata del Oporto, uno de los grandes del continente y que pondrá a prueba la capacidad del Sevilla para sobreponerse a los malos momentos. Porque los blanquirrojos pasan por su peor fase tal vez desde que José María del Nido se hiciera cargo de las riendas de la entidad, pero también han demostrado que son capaces de remontar el vuelo en el momento más inesperado, sobre todo en las eliminatorias a doble partido.

El Villarreal ya sufrió semejante circunstancia hace bien poco y el objetivo de Kanoute y compañía es repetir la proeza copera en la única competición en la que aún albergan posibilidades de conquistar un título en el presente curso. Es cierto que, contando ésta, aún tendría que superar a cinco adversarios, pues éstos son los dieciseisavos y después llegarían octavos, cuartos, semifinales y la final. Nada más y nada menos. Pero eso hablar de ciencia ficción a estas alturas y lo primero responde por FC Porto, el Oporto de toda la vida en España. Y este equipo, no se olvide, tiene incluso dos títulos de Champions en sus vitrinas y, además, ganó una UEFA muy cerquita del escenario de hoy, concretamente en el Estadio de la Cartuja.

El pedigrí del rival, por tanto, no puede imponer más respeto, pero es que su presente también le sirve como credencial para que el Sevilla lo mire con recelo. Después de una campaña bastante mediocre, en la que se quedó fuera de la Champions tras muchos años, el equipo blanquiazul se transformó. Le dio las riendas a Andre Villas-Boas, un técnico muy joven que parece un clon de José Mourinho cuando éste se hizo un nombre en el propio Oporto, y no se conformó sólo con eso, sino que también se atrevió a vender a algunos buques insignia del calibre de Bruno Alves o Raúl Meireles. Antes ya se habían marchado Lucho González o Lisandro López. Palabras mayores, sin duda, pero esa reconversión tan necesaria en todos los equipos, incluido el Sevilla, le ha servido para tomar impulso hacia adelante. Porque el Oporto ha sabido fichar y contrató a Moutinho, del Sporting, para acompañar en el centro del campo a un Belluschi que llegó desde Olympiakos para suplir a Lucho González, como ya hiciera con Falcao por Lisandro en la delantera. En definitiva, un entramado diferente que ahora funciona a la perfección.

Éste será, por tanto, el atractivo reto que deberá afrontar hoy el Sevilla, y también todo el sevillismo, pues se anuncia un desembarco desde Portugal de unos 2.000 aficionados del conjunto portista. ¿Y qué serán capaces de hacer los hombres de Gregorio Manzano? Ésa, sin duda, es la pregunta del millón, pues la irregularidad de los blanquirrojos provoca, hasta ahora, que alternen varios resultados positivos consecutivos con unas pocas de decepciones también seguidas.

Si se hablara de rachas, como se contabilizan en la NBA, el Sevilla no sería un equipo on fire, pues llega después de varios chascos para los suyos. A saber, doble derrota frente al Real Madrid en la Copa, por mucho que existieran eximentes, empate contra el Málaga en la Liga y la dolorosa derrota del pasado sábado ante el Racing. Hasta el empate en La Coruña con el Deportivo tiene cabida en este apartado de decepciones puntuales por como fue, ya que ni siquiera el hecho de remontar con diez dejó satisfechos a los hinchas sevillistas. ¿Qué toca ahora? Ojalá, para quienes profesan la fe balompédica de Nervión, llegara un cambio de racha.

Para ello, sin embargo, no parecen necesarias más revoluciones de la cuenta. En un equipo que no ha repetido alineación a lo largo de todo el presente curso, tampoco sería bueno alterar en exceso el esquema del pasado sábado, aunque los hombres de refresco siempre vengan bien en un calendario tan cargado. Así, Kanoute, si está repuesto de sus molestias musculares, Sergio Sánchez, tal vez Cáceres en el lateral derecho... Y habrá que ver la postura de Manzano después del absentismo laboral que mostraran la semana pasada los dos centrocampistas marfileños, particularmente un Romaric que se tomó unas vacaciones extras en París tras un amistoso con su selección en el que, dicen, que pidió ¡no jugar en beneficio de su equipo!

Afortunadamente para el Sevilla, parece que ambos ya cuentan con repuestos en la plantilla y un centro del campo como el de Santander promete buenas tardes de fútbol. El Oporto, sin duda, será una extraordinaria vara de medir para comprobarlo. Se disputan los dieciseisavos de final de la Liga Europa, pero si sonara la música de la Champions nadie se extrañaría. Y ahí está el Sevilla para tratar de bailar a ese son tan prestigioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios