Desde el ascenso del Celta, ni una victoria en Balaídos

  • El último triunfo sevillista data de la campaña 06-07; en los tres últimos cursos sufrió tres penaltis

Complicada papeleta la que se le presenta al Sevilla mañana en Balaídos, un estadio con la herida en carne viva por la goleada en la Copa que se volcará con un Celta ya centrado casi totalmente en la Liga. En Vigo dan prácticamente por eliminado al equipo de Eduardo Berizzo y éste ya avisó en el Sánchez-Pizjuán de que pondrá lo que tiene. No piensa en rotaciones el técnico argentino y menos que lo hará debido a que su objetivo, con la Copa en un plano muy secundario, será recuperar el terreno perdido en la última jornada ante un rival directo. La Liga Europa y hasta la Champions está en juego en un partido que se jugará después de la cita también crucial de esta noche, el Athletic-Villarreal.

Unai Emery vivirá de nuevo el partido desde la grada, como ante el Levante, dado que debe cumplir su segundo partido de sanción. Y el Sevilla buscará su primer triunfo a domicilio en un estadio que no se le ha dado especialmente bien en el último lustro. De hecho, el Sevilla no gana en Vigo desde el último ascenso del Celta. Dos derrotas y un empate representan el bagaje de los blanquirrojos en sus tres últimas visitas, tres partidos condicionados por tres penaltis, alguno de ellos más que polémico.

Hace tres temporadas el Sevilla perdió por 2-0 (el primero, de Iago Aspas de penalti, por manos de Maduro al protegerse la cara en una barrera), por 1-0 hace dos (gol de penalti de Nolito en el minuto 86 por unas manos de Fazio en forcejeo con Bermejo) y empató a un tanto el curso pasado (se adelantó Gameiro en el minuto 8 y empató Santi Mina en el 57 desde el punto de penalti, por un forcejeo entre Arribas y Charles). Este partido fue uno de los que jugó Figueiras como extremo.

Con la vuelta de las semifinales como apagado trasfondo, el Sevilla arribará a Vigo fortalecido moralmente por el magnífico resultado de la ida, pero obligado a encontrar su primer triunfo a domicilio en la Liga. En Balaídos no gana desde la temporada 06-07, jornada 8 (1-2). Fue en el fulgurante inicio de aquel gran Sevilla de Juande Ramos, que logró remontar el inicial tanto de Nene con goles de Poulsen y Adriano.

El Sevilla, en cuyo banquillo estará de nuevo Juan Carlos Carcedo, llega con la necesidad menor de repartir esfuerzos y lo lógico es que Emery mezcle las rotaciones entre mañana y el jueves. Mimbres tiene para ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios