La defensa sí tiene relevos

  • Fazio y Cala, goleadores ante el Espanyol, apuntan al once ante el estado de Botía y Spahic. El murciano está pendiente de pruebas en la rodilla; el bosnio acelera para intentar llegar.

La defensa es la línea del Sevilla que se presenta como el objetivo de todas las críticas en cuanto se tuercen las cosas. Si pierde el equipo, lo más recurrente es buscar con lupa quién ha sido el futbolista de la zaga, desde el portero hasta los laterales o los centrales, que ha cometido el fallo clave. Si se habla de la planificación, siempre sale a la palestra que el equipo no está bien reforzado en el eje o algún flanco de la zaga, si es que no hay terremoto en la portería. Es la diana perfecta donde desahogar las frustraciones. Sin embargo, a la hora de la verdad, el Sevilla viene manteniendo unas buenas estadísticas en cuanto a goles encajados, ya sea su entrenador Gregorio Manzano, Marcelino o Míchel, los últimos que han visto cómo todos los dardos iban hacia su retaguardia. Y da igual quien juegue. Ahora, Míchel ve cómo necesita hacer cambios por el vaivén lógico de una línea tan al pairo de las contingencias. Botía y Spahic no están en buenas condiciones físicas, pero Fazio y Cala ya demostraron ante el Espanyol, con sendos goles incluidos, que están para lo que se les mande. Parece que hay más relevos atrás que en el medio o arriba.

Mientras la afición sevillista se tienta la ropa pensando en qué podría ser de su equipo si se lesiona Negredo, o si tienen un bajón físico Rakitic o Jesús Navas, o si no pueden jugar Maduro ni Medel, la línea más en entredicho del Sevilla cambia de piezas sin demasiado trauma. El partido ante el Espanyol dejó la evidencia de que se puede contar con Cala más de lo que viene haciendo Míchel y que Fazio tiene carácter para superar las críticas y sobreponerse, además de que también marcó su golito. Spahic se quedó fuera de la convocatoria del partido de Copa porque necesitaba un descanso tras ser uno de los pocos futbolistas que ha jugado todos los partidos hasta ahora y eso le ha provocado una sobrecarga en los isquiotibiales. El bosnio ha completado los nueve partidos de Liga excepto el de Vallecas, en el que dejó sitio a Maduro en el minuto 77. En cuanto a Botía, que se había hecho con un hueco de titular, a su mal papel en Zaragoza se unió que abandonó el campo lesionado en la segunda parte de la cita copera y su estado provoca cierta incertidumbre. El murciano, que ya arrastraba ciertas molestias musculares, recibió un fuerte golpe y ayer fue tratado con fisioterapia. Está pendiente de pruebas que descarten una lesión de rodilla, algo que siempre es motivo de inquietud.

Cala sustituyó a Botía en la segunda parte en lo que fue su segunda aparición esta temporada. Antes apenas tuvo un concurso testimonial al salir como medio centro en Granada en los últimos minutos, ya que el Sevilla jugaba con diez por la expulsión de Diego López. El jueves, el canterano imbuyó de intensidad no sólo a los compañeros de su línea, sino que se fue al ataque con desparpajo en varias jugadas a balón parado y marcó el 2-1 a la salida de un córner. Además, supo sobreponerse al regate de Christian Alfonso en el 1-1, demostrando su casta y su personalidad. El central lebrijano, muy usado en la pretemporada por Míchel como lateral, ha entrado en muchas convocatorias por su polivalencia, pues puede darle relevo a Cicinho -Coke sigue sin contar, aunque al menos ya entró en la preconvocatoria de Copa-, pero hasta el jueves no tuvo su puesta de largo y ésta fue óptima. El otro flanco está bien protegido por el incombustible Fernando Navarro, con Luna en la recámara.

Ante el Levante, Míchel tendrá que cambiar la defensa por tercer partido consecutivo. Si Spahic no se recupera de su sobrecarga en los isquiotibiales, aunque está acelerando y hoy tiene previsto unirse al grupo, Cala y Fazio podrían conformar el eje de la zaga, igual que en el último tramo de la pasada temporada. El argentino también ha mostrado carácter y se ha sobrepuesto a los pitos que recibió ante el Mallorca, con una gran segunda mitad después de ser foco de las críticas. Volvió a marcar un gol, el segundo en lo que va de curso, y con Cala o con Spahic tiene un puesto asegurado, pues Botía lo tiene casi imposible para jugar mañana. En definitiva, que en la defensa parece que sí hay relevo.

Cala mejora a Babá en la ratio de goles por partido

Cala marcó el jueves su quinto gol con el Sevilla. En la temporada de su debut, hizo historia al convertirse en el primer defensa en marcar en tres partidos consecutivos (Málaga, Valladolid y Sporting). Yel curso pasado, tras ser repescado a mitad de temporada, también marcó un gol, al Rayo. En total, lleva 5 goles en 17 partidos (12 de titular) en todas las competiciones (un total de 1.202 minutos). Curiosamente, lleva mejor promedio de goles por partido (0,29) que el delantero Babá (0,2), que suma 3 en 15 apariciones pero con menos minutos (498) y sólo dos titularidades. El senegalés marcó sus tres goles como titular: ante el Atlético y ante el Rayo (2).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios