sevilla f.c.

Cinco finales y el más duro rival

  • El Sevilla tiene un calendario muy similar al del semifinalista de la Champions para ganarle 4 puntos.

Jorge Sampaoli dialoga con Samir Nasri, a quien recupera para el tramo decisivo del campeonato. Jorge Sampaoli dialoga con Samir Nasri, a quien recupera para el tramo decisivo del campeonato.

Jorge Sampaoli dialoga con Samir Nasri, a quien recupera para el tramo decisivo del campeonato. / josé ángel garcía

Con el Villarreal a ocho puntos, gracias a esa mano de Bakambu que no vio Jaime Latre y que permitió al equipo de Fran Escribá sumar un triunfo que se le escabapa, el Sevilla tiene en su mano el cuarto puesto. El goal average particular con el equipo amarillo está igualado, tras sendos cero a cero, y en el general llevan los castellonenses una ventaja de dos goles, que el conjunto de Jorge Sampaoli podría haber limado de haber tenido un poquito de más maldad ante el paupérrimo Granada. Sea como fuere, a falta de 15 puntos se antoja como insalvable una ventaja de 8, con lo que el Sevilla está obligado a mirar a un reto más alto que conformarse con ese cuarto puesto que no le garantiza jugar la fase de grupos de la Liga de Campeones.

El siguiente objetivo es un reto de verdad, un elevado listón que la plantilla debe estar dispuesta a intentar saltar: el tercer puesto. Iborra, como capitán, afirmó el viernes tras el triunfo sobre el Granada que el objetivo es dar caza al Atlético. Desde fuera parece difícil, por las sensaciones que transmiten uno y otro equipo. El Sevilla, por las muchas distracciones que hay en el entorno de la plantilla, desde los cantos de sirena, cada vez más fuertes y menos imaginarios, de la AFA hacia Sampaoli hasta el cambio en la dirección deportiva. El Atlético, en cambio, ha llegado a la fase definitiva tan pétreo como es habitual en él. Lleva nueve partidos de Liga sin perder, desde que cayera en el Vicente Calderón ante el Barcelona a finales de febrero, con siete triunfos y dos empates. Y eso que ha avanzado en la Champions, hasta el punto de que disputará las semifinales con el Real Madrid, entre el 2 y el 10 de mayo, lo cual, como contrapartida, es una ventaja para el Sevilla.

El equipo de Sampaoli llega al tramo final en una peor dinámica que el de Simeone. De hecho, no gana fuera desde la jornada en que el Atlético perdió su último partido. El 25 de febrero acaeció el último triunfo sevillista a domicilio, y no fue lejos: ganó en Heliópolis (1-2). Cierto es que desde entonces sólo visitó un estadio asequible, Mendizorroza (1-1), pues luego jugó en el Calderón (3-1), el Camp Nou (3-0) y Mestalla (0-0).

Ahora, tras las victorias sobre Deportivo y Granada y el empate en Mestalla, el equipo de Sampaoli parece empezar a recuperar su mejor cara, curiosamente mientras ha estado lesionado Nasri, al que le ha podido venir muy bien este descanso obligado.

Hay que acudir a los calendarios de estos dos rivales directísimos por la tercera plaza para ver cuál lo tiene mejor. Y ambos son similares, con el inconveniente de que las salidas del Sevilla son más complicadas: una siempre hostil a La Rosaleda, aunque el Málaga no está para muchas rivalidades, y otra casi imposible al Santiago Bernabéu. La visita al Madrid llega en plena resaca de las semifinales de la Liga de Campeones, cuyo resultado, junto con el devenir de la Liga, puede aminorar en alguna medida la dificultad de la cita. Entretanto, en esas mismas jornadas, el Atlético visita a Las Palmas y Betis...

Más fácil puede ser para el Sevilla arañar algo en los partidos en casa. El equipo de Sampaoli recibe al Celta, la Real Sociedad y Osasuna, ya en la última jornada. Y en estas mismas fechas, los de Simeone no pueden fallar ante Villarreal, Eibar y Athletic, éste para cerrar la Liga. La ventaja del Sevilla en este caso es que dos de los rivales del Atlético en su feudo sí tienen aún mucho en juego en la Liga, y puede que hasta el Eibar tuviese alguna opción europea en la jornada 36...

Además, en ese periodo el conjunto colchonero estará inmerso en las semifinales de la Champions, que se están tomando como la gran ocasión para quitarse de en medio a su bestia negra en el torneo y dejar expedito el camino hacia el anhelado título. El partido de ida, en el Bernabéu, tiene por delante la visita a Las Palmas y por detrás el Eibar, que será a su vez antesala de la vuelta con el Real Madrid en el Calderón, justo antes de visitar al Betis.

Esto debe afectar a este Atlético que parece tan rocoso, tan inalcanzable. Pero no es quimérico el reto. Son tres puntos y el goal average de desventaja, cuatro puntos virtuales. Por eso el Sevilla no se puede permitir ni un fallo y hasta esa cita en el Bernabéu, que llegará justo después de las semifinales de la Champions y antes del aplazado del Madrid en Vigo, debe tomarla como una final, sin nada que perder.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios