La honradez de Perotti

  • El futbolista argentino le ofreció a Del Nido el jueves pasado, tras conocer que tenía una nueva lesión muscular, dejar de cobrar mientras no estuviese disponible, algo que el presidente lógicamente rechazó.

Comentarios 3

Los futbolistas sí sienten y padecen, y sufren la presión, y tienen dignidad y honradez. Desde fuera, muchas veces se tiene una imagen distorsionada de un gremio que se puede considerar como privilegiado dentro de la actual situación socioeconómica, aunque algunos jugadores que no son de primer nivel también sufran los embates de la crisis. En el Sevilla se ha dado un ejemplo de honestidad. El jueves pasado Perotti habló con José María del Nido y le ofreció dejar de cobrar su nómina mensual mientras no esté disponible para Míchel. El presidente rechazó lógicamente esta oferta, que estaba condicionada por el golpe anímico que sufrió el jugador por la mañana, cuando conoció el resultado de una resonancia magnética que desveló una microrrotura fibrilar, justo después de reaparecer ante Mallorca y Zaragoza tras dejar atrás la rehabilitación de su operación de espalda.

Fue el día del partido de la Copa del Rey frente al Espanyol, para el que Perotti no fue convocado por unas molestias que sufrió en el entrenamiento vespertino del día anterior y que en principio parecían que solamente era una sobrecarga en el bíceps femoral izquierdo. Esta lesión afectó anímicamente al jugador, aunque ahora está mucho más animado y espera poder anticipar los plazos, de dos a tres semanas, por lo que se pierde el derbi. El ofrecimiento para no cobrar fue debido al golpe anímico sufrido por el futbolista, que había estado esperando mucho tiempo poder participar después de que fuera intervenido el 31 de mayo en Chicago por el doctor Richard Fessler, que le realizó una intervención sobre una pequeña hernia discal. La operación, en principio, debía zanjar los problemas de lesiones musculares que venía padeciendo el jugador, de ahí que ahora el cuerpo médico esté muy pendiente de esta nueva dolencia, aunque es de poca envergadura, por si hubiese alguna relación. El jugador está siendo arropado y tranquilizado y Míchel ha reconocido que es duro mentalmente afrontar una nueva lesión aunque sea leve.

Perotti vivió un bajón el año pasado, debido a sus distintas lesiones musculares, e incluso llegó a encararse con un aficionado tras el Sevilla-Espanyol (0-0, jornada 19), en el que el argentino jugó sin estar al cien por cien en la segunda parte y fue pitado de forma cruel por parte de la afición. Tan tocado estaba que tras aquel encuentro se llevó otros dos meses sin jugar, hasta el Sevilla-Sporting (jornada 27). En total, completó su curso con menos partidos de Liga, apenas 16, muy lejos de la media de años anteriores y más cerca del año de su debut, cuando Jiménez lo subió al equipo en enero de 2009, para participar en 13 partidos y meter aquel gol decisivo para la clasificación directa a la Champions. En el curso 09-10, y pese a la lesión de marzo de 2010 en el muslo izquierdo, su primera lesión muscular, jugó 35 partidos entre todas las competiciones, y en la 10-11, llegó a los 48. De ahí que el jugador no asimile su falta de protagonismo en el Sevilla, que llegó a rechazar millonarias ofertas por él.

Coincide este ofrecimiento de Perotti con la situación precaria del fútbol que ha llegado también al Sevilla. De hecho, algunos futbolistas con fichas altas han visto fraccionados los pagos de las partes pendientes, algo a lo que no ha sido insensible el futbolista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios