El mejor tónico, la psique

  • Ramón Orellana y Nacho Oria garantizan el buen estado físico del Sevilla pese al esfuerzo del miércoles y la carga de enero · "En un derbi, la parte anímica es mucho más importante", coinciden los dos físicos

Comentarios 2

Sin solución de continuidad, llega el derbi y lo hace con circunstancias físicas contrapuestas entre los contrincantes. El Sevilla afronta el clásico después del esfuerzo titánico de la Copa, casi sin las 72 horas que prescriben los preparadores físicos para la plena recuperación. Pero ni eso, ni la imposibilidad de realizar ayer un trabajo normal por otro aguacero, ni la carga de partidos y emociones de enero, con el esfuerzo regular de la Liga y las remontadas coperas ante Valencia y Athletic, menoscaban la forma física del equipo, según los encargados de esta parcela en Nervión.

Ramón Orellana y Nacho Oria coinciden en que el Sevilla no llega al encuentro en el estado ideal, pero ambos apelan a la importancia de la psique como mejor tónico muscular. Aun así, garantizan que el Sevilla está en un punto óptimo, gracias al reparto programado de cargas de trabajo. "Estamos cargados de partidos, ésa es la realidad -asevera Orellana-. Estamos jugando con pocos jugadores y sin rotaciones, pero los derbis son especiales en todos los sentidos y la cabeza puede por encima de todo. El equipo ha mostrado un nivel muy alto. Desde el partido de Valencia ha estado siendo superior en los segundos tiempos a los rivales y tenemos confianza en que el partido del sábado sea un partido disputado, fuerte, tal y como nos tiene acostumbrados últimamente".

Nacho Oria matiza que llegar en estas condiciones no es lo que prefiere un preparador: "La situación ideal es aquella en la que estés descansado, reposado y al cien por ciento. Pero es lo que hay. Yo pienso que lo más importante es el aspecto psicológico, la carga emocional y psíquica es lo importante y es lo que va a decidir".

Aclarado queda, por tanto, que pesa mucho más lo psicológico. Pero esa carga emocional también la tendrá un rival que, en cambio, sí está descansado. ¿Será determinante? "Ellos tienen menos carga de partidos -contesta Orellana-, pero cuando nosotros estamos ahí clasificados no es por casualidad. Nosotros estamos muy satisfechos con el rendimiento físico del equipo. El nivel que está dando es magnífico, pese a jugar muchos partidos en menos de tres días. Eso nos hace ser optimistas, porque a eso hay que sumarle el factor anímico que el partido tiene en sí en nuestro campo, pues somos conscientes de que el equipo va a dar la cara".

Las piernas se cansan, pero también la mente ante tantos partidos de primera exigencia. Pero ahí vuelve a surgir la carga intrínseca del derbi como factor de compensación, según Oria: "En una competición tan fuerte como la Liga, el cansancio físico y psíquico es muy alto. Estamos jugando desde hace mucho tiempo de domingo a miércoles, hemos tenido pocas rotaciones y no somos máquinas. Son partidos muy importantes, en los que nos jugamos mucho y el trabajo mental también es fundamental, y psicológicamente afecta. Pero estos partidos son especiales, porque la motivación del jugador en un Sevilla-Betis es lo máximo en esta ciudad. La carga psicológica es más importante que la física y cuando el futbolista está despejado y con ganas, ese problema físico se puede llegar a superar".

Otro factor perjudicial, la lluvia que anega los campos de entrenamiento. Ahí se igualan las cosas: "No es aconsejable entrenar en estas condiciones, menos aún en un equipo con esta carga de trabajo, pero eso perjudica a los dos, porque llueve para los dos. Un campo con agua o embarrado no es lo mejor para recuperar", insiste Oria.

Queda a un lado lo estrictamente profesional y entra de lleno la opinión del aficionado. ¿Un pronóstico? "Los pronósticos no sirven en los derbis. Yo confío en nuestro equipo, estando al nivel que está mostrando lo vamos a sacar adelante. Va a ser un partido muy, muy disputado; ellos tienen en mente la reacción que puedan tener, la necesidad, el efecto Oliveira. Puede ser efecto gaseosa, pero... Nosotros tenemos que ser nosotros mismos, respetar al rival, y, bueno, que el partido sea bonito", dice un Orellana que se va creciendo, mientras Oria es más atrevido. "Se puede dar cualquier resultado, se conocen a la perfección y cada entrenador intenta contrarrestar las virtudes del contrario. ¿Pronóstico? Vamos a ganar seguro. ¿Miedo a Oliveira? Es un buen futbolista, pero nosotros tenemos once buenos futbolistas y el miedo lo deben tener ellos", deja Oria como recado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios