fútbol El Xerez Club Deportivo vence al Salerm Puente Genil (1-0) / El Xerez Deportivo FC cae antel el UP Viso (1-0) / Victoria importantísima del Atlético Sanluqueño frente a la UB Lebrijana (0-1)

La mente jugará como las piernas

  • El enorme desgaste del Sevilla ante el Athletic lima en parte la superioridad blanca · Los locales se agarran al subidón copero para paliar su cansancio; los béticos apelan a Oliveira

En el fútbol la psicología cuenta mucho. En los derbis, más aún. Y en el que se litigará mañana en Nervión, más si cabe. Sevillistas y béticos tratarán de convencerse de que saltarán a la hierba con medio gol de ventaja por su nivel de confianza, de fe, de moral. Los blancos se agarran a ese factor mental para paliar el plomo que tienen acumulado en las piernas, y los béticos esperan que la figura de Ricardo Oliveira tape dos cifras: los 16 puntos de su eterno rival y los 5 puntos logrados de los últimos 27 en disputa. El que de verdad juegue con la cabeza más limpia y con sensaciones positivas será el que seguramente sonría al final del partido.

una presión común

Jiménez y Chaparro afrontan el partido bajo cierta inestabilidad. Más en el caso del bético por su pésima racha de resultados. De hecho, una derrota especialmente dolorosa ante su odiado vecino podría precipitar su destitución. El competente técnico trianero tendrá que lidiar con ese toro, como si no tuviera bastante con lo que supone, ya de por sí, preparar un derbi. Ambos entrenadores se conocen, se respetan y hasta se admiran. Ese feeling se refuerza al compartir la división de opiniones entre sus aficionados.

Jiménez respira mejor que su colega, respaldado por su tercer puesto en la Liga y su encauzada semifinal copera, pero sabe que una derrota ante el Betis volvería a debilitar mucho su figura y daría carnaza a sus detractores, que no son pocos. Aunque el balance entre ambos es muy favorable al arahalense (dos victorias por 3-0 y 0-2 y un empate a cero), aún gravita sobre su cabeza su ataque de entrenador en el derbi de la primera vuelta, cuando sorprendió a todos con su heterodoxa y fallida alineación.

Cuidado, que la zona técnica será especialmente resbaladiza mañana.

la mentalidad

El Sevilla viene de afrontar los dos últimos partidos de Liga sin la mentalización adecuada. Salió ante el Racing pensando en la vuelta ante el Valencia, y jugó ante el Sporting con la cabeza en el Athletic. Ayudó mucho, rotaciones aparte, a que perdiera ante cántabros y asturianos. Pero tras el Betis asoma al fin una semana blanca para los locales. Otro gallo hubiera cantado si el miércoles que viene fuera la vuelta en San Mamés. Apenas unos minutos después del gol de Acosta, Jiménez inició su proceso de mentalización: "El cansancio es siempre psicológico, y una victoria libera al equipo del cansancio". Es incuestionable que el nivel de confianza y fe de los sevillistas ha crecido con sus últimas remontadas y que saldrán con ese plus.

El trabajo psicológico en el Betis lo abandera Ricardo Oliveira. Desde que fue presentado el lunes y empezó a trabajar, mentaliza a sus compeñaros, trata de hacerles ver que son mucho mejores de lo que refleja la tabla. Que él ya bajó los humos al Sevilla con su gol en aquel derbi de mayo del 2005. La ola de ilusión que el brasileño ha desatado en el beticismo puede impulsar el ánimo verdiblanco y con ello el juego colectivo.

las piernas

El cansancio acumulado es similar en Sevilla y Betis. Los de Nervión han jugado nada menos que diez partidos en apenas un mes, desde el regreso nadideño: cinco de Liga y cinco de Copa. Y el Betis, nueve: uno menos en el torneo copero. Además, ambos padecen lesiones y han atravesado la cuesta de enero con un grueso de apenas 15 ó 16 jugadores. Jiménez y Chaparro rotaron menos de lo que quisieron.

Pero a corto plazo, el cansancio es mucho mayor en el Sevilla. Es el factor a tener más en cuenta en estas vísperas de derbi. Ante el Athletic, lógicamente, jugó el mejor equipo posible. Y ante el Betis los cambios serán mínimos: acaso dos o tres permutas de piezas. ¿Será mayor la fatiga acumulada en un campo tan pesado que el estado enardecido del Sevilla tras las remontadas y el ardor que inyecta todo derbi?

el ataque

La diferencia de pasadas Ligas ya no es tal. Sevilla y Betis ven gol hoy día con la misma facilidad, que no es mucha: 28 goles a favor los primeros, 27 los segundos. La marcha de Daniel pesa mucho en los blancos, como también la tibia respuesta de los medios en la gestación del juego y las persistentes bajas en la delantera. No estará Luis Fabiano, y eso es mucho aunque haya levantado el dedo Acosta para ser el relevo mañana. Kanoute da síntomas de cansancio y si las bandas están bien obturadas... Osasuna, Numancia o Racing no sufren en Nervión.

El Betis ataca mucho, pero no tan bien. Antes, generaba muchas ocasiones y convertía pocas. Ahora, llega menos porque Emana y Mehmet Aurelio ya no cubren como antes el vacío que dejaron las lesiones de Edu y Mark González. Suerte para los béticos que ha vuelto el chileno... y Ricardo Oliveira. Ambos, junto a Sergio García y Emana, pueden conectar y hacer daño a la contra. El Sevilla jugará con dos extremos y quizá Acosta junto a Kanoute; el Betis, con cuatro jugadores muy ofensivos: Sergio García, Emana y Mark González por detrás de Oliveira.

la defensa

El Sevilla viene enseñando dos agujeros: en su costado derecho, donde Mosquera, central reconvertido, es muy irregular -enfrente tendrá a Mark González-; y por delante de la zaga, donde Duscher aparece como único medio defensivo a la espera de que Fazio mejore su tono físico y gane en ritmo de competición. En esa zona de tres cuartos tratarán de maniobrar con movilidad Emana, Sergio García y Oliveira una vez recupere el Betis la pelota con el Sevilla saliendo.

Los béticos, que han encajado diez goles más que su rival en esta Liga (29 por 19), tienen más inestabilidad por el eje de la zaga. Juanito no anda a su mejor nivel y otros dos centrales, Melli y Rivas, decepcionan un día y otro esta temporada. Por ello, Arzu ha sido poco menos que imprescindible como stopper. La baja de Juande puede hacer que el nazareno adelante su posición y secunde a Mehmet Aurelio. Es la gran duda de Chaparro, quien ha visto cómo el turco de origen brasileño ya no hace la raya como antes de Navidad. El Betis padece por el medio. Al menos los laterales Nelson y Fernando Vega son rápidos en carrera y en reacción, aunque necesitarán ayudas.

a balón parado

Squillaci, Konko en sus contadas apariciones y Romaric han ayudado a que el Sevilla corrigiera su debilidad en la marca, persistente la temporada pasada. Pero en este mes de enero volvió ese talón de Aquiles: encajó goles a balón parado ante Racing, Valencia y Athletic. El Betis no cuenta con puntas como Zigic o Llorente, pero Juanito o Mehmet Aurelio van bien por alto y Oliveira se coloca con intuición para cabecear.

El Betis tiene problemas para defender faltas indirectas desde los flancos, resueltas con centros diagonales al corazón del área. Así encajó goles en Almería, Valencia, Valladolid, Villarreal o en casa ante el Real Madrid. Hay despistes en las marcas.

las bajas

Como Kone está de baja desde la pretemporada y Konko vive en la enfermería, la baja que de verdad echa de menos Jiménez para este derbi es Luis Fabiano. El brasileño hizo tres tantos al Betis la pasada Liga y aunque esta campaña ha bajado mucho su producción goleadora, es un puntal y su ausencia deja un vacío. La irrupción de Acosta será muy oportuna.

Como oportuna será la vuelta de Oliveira, ya que Edu, el líder de este Betis, sigue trabajando para reaparecer lo antes posible. Los verdiblancos tienen otro puntal en el parte de bajas: Capi. Suele jugar bien en Nervión y conoce bien el paño de los derbis.

el factor campo

Las dos remontadas coperas ante Valencia y Athletic le han venido a Jiménez como el aceite a las espinacas: la comunión de la grada con su equipo se ha reforzado mucho. El Betis contará con casi mil fieles para acabar con una sequía de más de 12 años sin ganar en Nervión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios