Con el objetivo casi logrado

  • Joaquín Caparrós saca petróleo de un equipo con escasa pegada que tiene la salvación en su mano · La solvencia de sus defensores, principal punto fuerte.

Tras la polémica que provocó el prematuro adiós de Michael Laudrup, Lorenzo Serra Ferrer, hombre fuerte del Mallorca, se puso en manos de quien fuera uno de sus principales enemigos cuando dirigía al Betis, Joaquín Caparrós, para lograr el objetivo de la permanencia. Y con los números en la mano, el cuadro bermellón tiene la salvación en su mano a falta de nueve jornadas, al contar con 11 puntos de ventaja con los tres equipos que ahora mismo descenderían a Segunda. Caparrós fue recibido en Palma como un seguro de vida para permanecer un año más en la máxima categoría, algo indispensable para un club inmerso en el concurso de acreedores y con continuos vaivenes accionariales que incluso podrían desembocar en su venta.

El técnico utrerano le ha otorgado sus señas de identidad a un equipo con escasa pegada en sus delanteros, pero que sí cuenta con una defensa solvente, sobre todo en el centro de la zaga, con jugadores como Ramis, Nunes o Chico, que rinden a la perfección en Primera. No destaca el Mallorca por desplegar un juego vistoso o de combinación, e incluso en ocasiones no duda en conceder el balón a su rival para aprovechar su buen contragolpe.

Sin balón

Si la principal virtud del Mallorca pasa por su defensa, Caparrós no duda en ordenar el repliegue, sobre todo cuando actúa como visitante. El poderoso juego aéreo de los centrales, y un buen portero como Aouate, se une a la capacidad de trabajo de los centrocampistas, con Martí como indiscutible cuando no tiene problemas de lesiones, y acompañado por Tissone, Pina o Tejera, el único medio con un perfil más ofensivo. Quizá el punto débil de la zaga se encuentra en los laterales, sobre todo en el izquierdo, donde Cáceres sufre ante extremos con velocidad como Jesús Navas, con Chico apareciendo en el derecho en los últimos partidos.

Con balón

No destaca el cuadro bermellón por un juego combinativo, pese a la capacidad de sus centrales para sacar el balón jugado. Caparrós parte desde el orden defensivo para luego aprovechar, sobre todo, la velocidad de sus hombres de banda, con Chori Castro realizando una gran temporada, y Pereira y Nsue, que viene siendo el primer cambio, en el mejor momento de la Liga.

En los últimos encuentros, Caparrós viene jugando sin un delantero centro de referencia, ya que tanto Víctor Casadesús, el máximo realizado el equipo con siete goles, como el canterano Álvaro Giménez, uno de los jóvenes de los que ha tirado el utrerano esta temporada, son segundos delanteros, aunque vienen formando pareja en los últimos partidos, donde el Mallorca ha logrado cinco goles en sus dos últimas salidas. Con Ogunjimi y Hemed relegados a la suplencia, Alfaro está volviendo a aparecer en las rotaciones y seguro que Caparrós trata de motivarlo con su regreso a Nervión, después de una temporada decepcionante para el onubense.

Lo mejor

El Mallorca pasa por su mejor momento de la temporada, con el equipo asentado y aprovechando sus recursos. Además, el cuadro bermellón aprovecha las jugadas a balón parado, con buenos lanzadores y centrales goleadores como Ramis o Nunes.

Lo peor

La falta de pegada de los delanteros, quizá la parte más floja del equipo junto con el lateral izquierdo, donde Cáceres ofrece facilidades a los rivales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios