sevilla | deportivo

Contra la parsimonia, escupir

  • N'Zonzi cambia las conducciones de Nasri por más ritmo y más registros

Contra la parsimonia, escupir Contra la parsimonia, escupir

Contra la parsimonia, escupir

Al Sevilla le bastó cambiar un par de piezas, esta vez N'Zonzi por Nasri en la función de generar juego en zona de tres cuartos y Franco Vázquez para jugar de espaldas y poner el pegamento, para que cambiara su imagen. Es verdad que fundamentalmente fue la ausencia de ese jugador que a veces ralentiza en exceso el juego y que condiciona tanto como Nasri lo que hizo que el balón se escupiera más rápido tal y como los blancos recibían, y también es verdad que el equipo de Sampaoli se encontró con un rival que no pegó tanto las marcas como, por ejemplo, el Sporting en su última visita.

Entre que los extremos sevillistas recibían con tranquilidad y tiempo para no acelerarse y acertar en la toma de decisiones y que hubo más juego al espacio y en aparición del tercer hombre, al Sevilla le fue sumamente fácil superar al Deportivo en algunos momentos.

Eso sí, en el sistema defensivo chirriaron varias puertas y eso hubiera costado caro con un adversario un poco más rocoso atrás.

Defensa

Los sistemas de seguridad tardaron en ajustarse con esa doble función de N'Zonzi de salir un poco más. Ello multiplicó en algunas acciones los metros que debía dominar Kranevitter y acabó reflejándose en las dudas de una pareja de centrales que se retrató varias veces, sobre todo un Pareja que en la segunda parte dio un paso al frente. Los laterales tampoco ayudaron en esta función, Mariano porque no tuvo su tarde y Escudero porque aportó más en ataque.

Tras el descanso, el cuerpear de un Kranevitter impreciso antes, frenó varias transiciones aun corriendo el riesgo de expulsión.

Ataque

En fase ofensiva, el Sevilla tuvo más dinamismo, es verdad que beneficiado por los mecanismos del equipo de Mel, pues dejaba las marcas volantes y buscaba adelantar la defensa para achicar espacios con el fuera de juego. No obstante, las permutas entre Correa y Jovetic jugaron al despiste con las marcas y, además, posibilitaron las incorporaciones de Escudero desde atrás y las entradas por dentro de Sarabia. Todo ello con Franco Vázquez uniendo líneas y N'Zonzi escupiendo balones y apareciendo por todos lados.

En la segunda mitad, la defensa del Dépor dio un paso adelante más y el Sevilla buscó una llegada más directa con pases a la espalda de los centrales en busca de Ben Yedder como alternativa al ataque posicional que seguía sorprendiendo a la zaga gallega con constantes cambios de posiciones (de Jovetic, de Sarabia, del punta) y las aportaciones de un Escudero que lo intentó desde tres distancias: con pases profundos, con tiros desde fuera del área y con internadas.

Virtudes

Más variedad de registros y, sobre todo, más ritmo en el paso por las zonas intermedias.

Talón de aquiles

Las dudas de los centrales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios