Atenas vive su cuarta jornada bajo la amenaza del fuego

  • El fuerte viento dejó a los equipos en tierra sin la ayuda de los aviones cisterna, que no pudieron despegar. El Gobierno griego admite que la situación es "seria y difícil"

Unas 17.000 hectáreas calcinadas y 150 viviendas destruidas son los datos oficiales de los incendios que mantienen en jaque a Atenas por cuarta jornada consecutiva, en un día en que los fuertes vientos dificultaron las tareas de extinción.

A media tarde, la brigadas de bomberos que desde hace cuatro días trabajan sin descanso habían logrado controlar el foco más cercano a la ciudad, a unos 20 kilómetros al noroeste, aunque el fuerte viento volvió a reavivar las llamas poco después. El riesgo de que este fuego se reproduzca obligará a disponer un fuerte retén de guardia en un perímetro de 40 kilómetros alrededor del monte Pendelis, informaron los bomberos.

Sin embargo, la principal preocupación está en el foco sin control situado a 60 kilómetros de la capital griega y donde las llamas ya han llegado al balneario de Porto Germeno. La situación en esta zona es tan delicada que las autoridades han pedido a los habitantes que abandonen sus casas, al tiempo que la Marina Mercante ha preparado tres embarcaciones para evacuar a la población "si se considera necesario al caer la noche", anunció el portavoz del Gobierno griego, Evangelos Antonaros. Este foco, iniciado en el monte Kitharona, mantiene en vilo a los equipos anti-incendios, debido a los fuertes vientos de hasta 70 kilómetros por hora.

Las rachas de viento restaron a los equipos en tierra la valiosa ayuda de los aviones cisterna, que no pudieron despegar durante la mañana, por lo que sólo helicópteros cisterna lucharon contra el fuego desde el aire durante buena parte del día.

El Gobierno español anunció que dos aviones Canadair 415 de la Fuerza Aérea Española han partido hacia Grecia para unirse a las aeronaves francesas e italianas que ya colaboran con las griegas en las labores de extinción. Turquía y Chipre también han anunciado el envío de aviones cisterna, para unirse a los que ya están operando y a los 900 soldados y bomberos que luchan contra el fuego al noroeste de Atenas.

Desde el Gobierno griego se reconoció que la situación es "seria y difícil" debido al viento, mientras que la oposición y los ecologistas acusaron al Ejecutivo conservador de falta de prevención y de no disponer de un plan efectivo para combatir los incendios. Según un primer cálculo del Ministerio de Obras Públicas, en estos cuatro días en las cercanías de Atenas han sido destruidas total o parcialmente unas 150 viviendas. Las extensiones de bosques quemadas se elevan a 17.000 hectáreas, y los ayuntamientos comenzarán mañana el recuento exacto de los daños y del número de desplazados por el fuego.

De momento, las autoridades no han facilitado datos oficiales de heridos, aunque los medios locales informaron de que un bombero sufrió lesiones en un pie y de que varias personas fueron atendidas en hospitales por problemas respiratorios leves.

En el monasterio de Agios Efrem, en Nea Makri, una docena de monjas tuvieron que ser evacuadas por precaución durante la noche del domingo. "Estamos rezando y con la fe de que nada nos pasará, con la ayuda de los bomberos y de las zonas antifuego que hemos creado en estos días", declararon las religiosas al canal Alpha.

Mientras, el Ayuntamiento de Atenas ha ofrecido alojamiento para 300 personas en un cámping de la ciudad, a fin de acoger a los damnificados por el fuego de las últimas jornadas. La Iglesia ortodoxa ha dispuesto otras 300 plazas en distintos alojamientos de la capital.

Un portavoz del grupo ecologista WWF advirtió de que el daño causado por los incendios agravará aún más la situación medioambiental de la capital griega, ya que la desaparición de masa forestal provocará que el aire se caliente más y aumente el peligro de erosión e inundaciones.

Fuera de la capital, los dirigentes locales de Karistos, en la isla griega de Eubea, criticaron a las autoridades por haber concentrado los recursos anti-incendios en los fuegos de Atenas y les acusaron de no preocuparse del foco que desde hace tres días afecta a la isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios