España experimenta un descenso en el número de incendios forestales

  • Elena Espinosa afirma que hasta el mes de julio se ha quemado un tercio de la superficie respecto a la media de los últimos diez años · En 2010, sólo dos incendios han superado las 500 hectáreas

En lo que va de año España se ha quemado menos que en años anteriores. El número total de superficie forestal que ha ardido es de 15.890 hectáreas, frente a las 53.106 de 2009 y las 34.982 de 2008, lo que pone de manifiesto que el patrón de comportamiento de los incendios y conatos de este año se aproxima, hasta finales del mes de julio, al experimentado en el año 2007. Además, se mantiene en valores próximos a la mitad de la media del decenio, según informó la Direccción General de Protección Civil y Emergencias.

En una entrevista, la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Elena Espinosa, celebró que hasta el mes de julio sólo se ha quemado un tercio de la superficie en comparación con la media de los últimos diez años. Sin embargo, insistió que si se produce un sólo incendio o un conato de incendio "nunca" se podrá decir que los datos son "agradables".

En 2010, sólo dos incendios han superado las 500 hectáreas, según los datos que se presentaron en la reunión de seguimiento del Comité Estatal de Coordinación sobre Incendios Forestales 2010, encargado de analizar el funcionamiento de los procedimientos de coordinación entre los distintos organismos involucrados, así como los incendios forestales y sus consecuencias.

En concreto, desde el 1 de enero y hasta el 18 de julio, el número total de siniestros producidos en España, entre incendios y conatos, es de 5.322, número significativamente menor frente a los dos últimos años (9.537 en 2009 y 7.122 en 2008) y casi la mitad que la media de siniestros del decenio que es de 9.548, según informó Protección Civil.

Además, durante este periodo se han producido un total de 128 incendios forestales con intervención de medios estatales, 14 de ellos con consecuencias de índole no forestal, frente a los 292 del 2009. Igualmente, han fallecido tres personas frente a las nueve del años pasado.

Los datos fueron presentados en una reunión presidida por el subsecretario del Ministerio del Interior, Justo Zambrana, en la que participaron, entre otros, la directora general de Protección Civil y Emergencias, Pilar Gallego, y altos cargos de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal y de la Agencia Estatal de Metereología (Aemet) o del Departamento de Infraestructuras y Seguimiento para situaciones de Crisis de Presidencia del Gobierno.

El 15 de mayo de 2010 dos tripulantes de una aeronave de extinción de incendios fallecieron en Puebla de Benifassar (Castellón) y el 26 de junio murió una persona que era propietaria de un terreno quemada en un incendio no forestal en Formentera (Baleares).

Por otro lado, desde el 1 al 18 de julio se produjeron un total de 2.023 siniestros, de los que sólo 692 tienen la consideración de incendios (mayor o igual a 1 hectárea), lo que supone un 32,1% menos de siniestros respecto a la media del último decenio para el mismo periodo.

En lo que respecta a la superficie afectada, se trata de un 80,1% menos de superficie forestal respecto al último decenio, con un total de 3.256 hectáreas. En este sentido, Zambrana señaló que, aunque la campaña está transcurriendo en niveles inferiores a otros años, es necesario, en aplicación del principio de precaución, no relajar la vigilancia ante las condiciones meteorológicas y de riesgo que puedan producirse este verano.

Elena Espinosa subrayó el "gran" esfuerzo de las administraciones públicas en tareas de prevención de incendios forestales, materia en la que "en un año de restricción presupuestaria" se han realizado inversiones por más de 40 millones de euros en 2010, "si se suman todas las actuaciones".

De acuerdo con las predicciones de la Aemet, se espera que las temperaturas, en relación con el mes de julio, aumenten en agosto, lo que podría incrementar el riesgo de incendios forestales.

Hasta la fecha, las circunstancias meteorológicas favorables o la humedad residual y la falta de coincidencia de factores adversos han favorecido los niveles inferiores de incendios.

Con carácter general, la campaña de incendios forestales complementa la acción que corresponde a las comunidades autónomas en la extinción de incendios forestales y en la protección de personas y bienes, en virtud de sus competencias.

En este sentido, la ministra Elena Espinosa subrayó que "es un esfuerzo que tiene que valorarse en un año de restricción económica y donde seguiremos manteniendo siempre la colaboración y el apoyo a quienes tienen las competencias, que son las comunidades autónomas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios