La Iglesia Católica considera "injusta" la ley porque no protege el matrimonio

  • La Conferencia Episcopal defiende el derecho "de quienes contraen matrimonio" a ser reconocidos "expresamente como esposo y esposa" y el de los niños "a ser educados como esposos y esposas del futuro".

Comentarios 58

La Iglesia Católica considera que la actual legislación española sobre el matrimonio, "con independencia de que sea o no conforme a la Constitución", es "gravemente injusta" ya que "no reconoce ni protege la realidad del matrimonio en su especificidad". Así lo asegura en una nota de prensa el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (CEE) tras una reunión en la que ha analizado la decisión del Tribunal Constitucional que el pasado miércoles falló que la ley del matrimonio homosexual es constitucional.

Pese a reconocer que no es competencia de la Iglesia "hacer juicios sobre la pertinencia jurídica de las sentencias de los tribunales", la Conferencia Episcopal considera que es su obligación "ayudar al discernimiento" sobre la justicia y la moralidad de las leyes. En este sentido, considera "urgente" la modificación de la ley con el fin de que sean "reconocidos y protegidos los derechos de todos en lo que toca al matrimonio y a la familia". Así, defiende el derecho "de quienes contraen matrimonio" a ser reconocidos "expresamente como esposo y esposa" y el de los niños y jóvenes "a ser educados como esposos y esposas del futuro". La CEE también insiste en la necesidad de reconocer y proteger el derecho de los niños "a disfrutar de un padre y de una madre, en virtud de cuyo amor fiel y fecundo son llamados a la vida y acogidos en una familia estable". A juicio de la Iglesia Católica, "ninguno de estos derechos es actualmente reconocido ni protegido por la ley".

Tras conocer la decisión del Tribunal Constitucional, la Conferencia Episcopal considera que la legislación ha "redefinido" la figura jurídica del matrimonio de tal modo "que éste ha dejado de ser la unión de un hombre y de una mujer, y se ha transformado legalmente en la unión de dos ciudadanos cualesquiera, para los que ahora se reserva en exclusiva el nombre de cónyuges o consortes". De esta manera, considera la Iglesia Católica, "se establece una insólita definición legal del matrimonio con exclusión de toda referencia a la diferencia entre el varón y la mujer".

La Conferencia Episcopal lamenta que los españoles hayan perdido el derecho de ser reconocidos expresamente por la ley como "esposo" o "esposa" y tengan que inscribirse en el Registro Civil como "cónyuge A" o "cónyuge B". Por todas estas causas, la Iglesia afirma "con dolor" que las leyes vigentes en España "no reconocen ni protegen al matrimonio en su especificidad". Por ello, "convencidos de las consecuencias negativas que se derivan para el bien común, alzamos nuestra voz en pro del verdadero matrimonio y de su reconocimiento jurídico", señala la Conferencia Episcopal en su nota de prensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios