Sanidad

Investigan si existe vinculación entre diez muertes registradas en el Hospital Vall d'Hebron y los recortes

  • El jefe de Cardiología en 2015 comunicó dos casos al ICS y al Síndic de Greuges.

  • El centro niega el nexo y la manipulación de las listas de espera; califica la denuncia de "penosa" y afirma que están tranquilos.

El gerente del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, el doctor Vicenç Martínez Ibáñez, y la directora asistencial del centro, Anna Ochoa. El gerente del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, el doctor Vicenç Martínez Ibáñez, y la directora asistencial del centro, Anna Ochoa.

El gerente del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, el doctor Vicenç Martínez Ibáñez, y la directora asistencial del centro, Anna Ochoa.

La Audiencia de Barcelona ha ordenado que se "practiquen las diligencias que sean necesarias" para esclarecer si la muerte de diez pacientes del servicio de Cardiología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona en verano de 2015 están relacionadas con los recortes en el centro, según el auto judicial.

El tribunal considera que, si fueran ciertos los hechos denunciados, que vinculan la muerte de diez personas a los recortes con afectación sobre las listas de espera, "podrían integrar, por lo menos, diversos delitos de homicidio en comisión por omisión o por imprudencia".

Los casos que constan en el auto corresponden a pacientes que tenían una operación programada pero se les pospuso por la falta de sesiones quirúrgicas, o bien entraron directamente a formar parte de la lista de espera.

La Audiencia ha estimado el recurso de apelación interpuesto por el ex jefe de servicio de Cirugía Cardiovascular del Vall d'Hebron, Manuel Galiñanes, después de que el Juzgado de instrucción 27 de Barcelona decidiera sobreseer el caso en julio de 2016, y que el Ministerio Fiscal archivara sus diligencias por no existir "relación de causalidad".

Galiñanes presentó una denuncia en la que relataba que la Gerencia del Vall d'Hebron realizó, a partir de julio de 2015, una serie de recortes presupuestarios que implicaron una menor disponibilidad tanto de medios materiales -quirófanos y sesiones quirúrgicas- como de medios personales, de manera que se pasó de 15 intervenciones diarias a solamente dos o tres a la semana.

En la denuncia, el médico aseguraba que si las intervenciones quirúrgicas se hubieran practicado a tiempo, los pacientes no hubieran fallecido: "Los recortes en dicho servicio implicaron que no pudieran ser operados en el momento médicamente necesario", según Galiñanes, que también denunció que las listas de espera habían sido manipuladas.  

Revoca el sobreseimiento

Según el juez de la Audiencia de Barcelona, no se puede afirmar de forma tan contundente e inmodificable como hace el juez instructor al acordar el sobreseimiento libre de la causa que los hechos carecen de relevancia penal "sin practicar ninguna diligencia de investigación".

Así, considera que "hay indicios" de la posible comisión de hechos con relevancia penal derivados de los correos electrónicos enviados por Galiñanes a la gerencia del hospital para avisar de la situación y la realidad de los fallecimientos.

En octubre de 2015, Galiñanes llevó el caso de dos muertes presuntamente relacionadas con los recortes al Síndic de Greuges y al Instituto Catalán de la Salud (ICS), y en noviembre fue cesado de su cargo aunque no abandonó el hospital, en el que siguió trabajando como médico adjunto.

El Hospital Vall d'Hebron negó entonces "de forma rotunda" que se hubieran producido estas muertes por los recortes, puesto que el primer paciente había ingresado por una patología terminal y la intervención del segundo se aplazó por criterios clínicos.

El hospital redunda en la negativa

El Vall d'Hebron vuelve a desvincular el fallecimiento de esos pacientes de los recortes presupuestarios y que se hayan manipulado las listas de espera, como ha denunciado Galiñanes.

En rueda de prensa tras publicarse el auto de la Audiencia de Barcelona que ordena investigar los hechos, han comparecido el gerente del hospital, Vicenç Martínez Ibáñez; el jefe de cirugía cardíaca, Albert Igual; la directora asistencial del hospital, Anna Ochoa, y el portavoz de la Junta facultativa, Josep Tabernero.

Martínez ha considerado la denuncia de Galiñanes un "penoso tema, porque es inaudito y porque no es cierto", y ha dicho que todos los pacientes que fallecieron son casos no denunciables y entraban en lo previsible, e Igual ha explicado que tuvieron una muerte súbita y que era previsible que pudieran morir por su patología -ictus o cáncer, ha ejemplificado-.

Tras conocer el auto de la Audiencia, el hospital ha contactado con el Instituto Catalán de la Salud (ICS), que ha notificado que "no tiene ninguna petición ni demanda oficial", además de que ha averiguado que sólo están en cuestión ocho de los 10 casos de los que habla el doctor, y dos ya se conocían porque son los que había comunicado antes al Síndic de Greuges.

El auto de la Audiencia enumera ocho casos concretos de muertos por no ser operados a tiempo, aunque constata que el denunciante envió un mail a la gerencia del hospital en que hablaba de un total de diez posibles muertes por recortes.

"Estamos absolutamente tranquilos. Hemos revisado todas las historias de los nuevos casos aportados y queremos expresar la máxima confianza en nuestro servicio de cirugía cardíaca por su profesionalidad y porque ha hecho un enorme esfuerzo para reducir las listas de espera", ha afirmado Martínez.

Ha negado que se manipularan las listas de espera quirúrgica porque son datos centralizados en el Servicio Catalán de la Salud (CatSalud), y ha argumentado que todas especialidades registran mortalidad en las listas de espera: en 2016, el Vall d'Hebron registró una tasa del 0,27%, por debajo de la cifra considerada de "excelencia" del 0,43%.

El gerente del hospital también ha trasladado la máxima colaboración con la justicia al informar, ha recalcado que se cumplen los plazos de garantía que marca la Generalitat en las listas de espera quirúrgicas, y ha recordado que el centro se somete a auditorías.

Martínez ha evitado hacer juicios de valor sobre Galiñanes -que continúa trabajando en el hospital como médico adjunto-, pero ha lamentado que no comunicara estos casos en las sesiones de morbimortalidad: "Si hubiera estado tan preocupado debería haberlo presentado en estas sesiones".

También ha dicho que todas las denuncias interpuestas antes por el doctor ante el Síndic de Greuges o Función Pública han sido desestimados o favorables a la institución, y ha recordado que perdió el cargo de jefe del servicio después de retirar la solicitud de evaluación a la que se someten cada cuatro años estos cargos, por que quedó descalificado.

Listas de espera

Desde la junta facultativa, Tabernero ha trasladado el "apoyo a la gerencia, a la dirección médica y al servicio de cirugía cardíaca y a los profesionales que la conforman" por su trabajo diario para reducir las listas de espera, que se han reducido.

Según ha precisado Anna Ochoa, las listas de espera han disminuido de 2014 a 2016: un 12,2% de pacientes fuera del plazo de garantía en 2014, con 1.096 personas; un 3,1% en 2015, con 258 enfermos; y un 3% en 2016, con 312 pacientes --más que en el año anterior porque la lista fue mayor--.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios