Madrid niega que cobrar un euro por receta suponga el fin de la sanidad pública

  • El consejero de Sanidad madrileño sostiene que, pese a medidas como el cobro por receta, la externalización de los servicios sanitarios de seis hospitales o las consultas por la tarde la sanidad seguirá siendo "universal, gratuita y de calidad".

Comentarios 1

El consejero de Sanidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha asegurado que la implantación del euro por receta, la externalización de los servicios sanitarios de seis hospitales o las consultas por la tarde no supondrán el fin de la sanidad pública madrileña. Fernández-Lasquetty ha explicado las medidas de garantía de la sostenibilidad del sistema sanitario que ha aprobado el Gobierno regional y ha asegurado que una vez más no se va a cumplir la "profecía" de la oposición sobre el posible fin de la sanidad pública en la comunidad, que continuará siendo "universal, gratuita y de calidad".

Para ello se sacará a concurso la prestación de la asistencia sanitaria especializada para la población atendida por los hospitales Infanta Leonor, Infanta Sofía, Infanta Cristina, Tajo, Sureste y Henares. Asimismo ha destacado que la Consejería quiere que sean los propios profesionales sanitarios los que gestionen directamente el 10 por ciento de los centros de salud, aproximadamente 26, con el objetivo de lograr una gestión más eficiente de los recursos. El consejero madrileño también ha destacado entre las medidas aprobadas la transformación del Hospital de La Princesa en un centro hospitalario especializado en la atención de personas mayores de 75 años, así como el cambio del Carlos III en un centro de larga y media estancia, mientras que la apertura del Hospital de Collado Villalba se retrasará hasta finales de 2013.

Precisamente mientras Fernández-Lasquetty informaba de los planes de ajuste en la Sanidad madrileña, un grupo de unos treinta profesionales del Hospital de La Princesa han accedido al hall de la Consejería de Sanidad para mostrar su desacuerdo con la transformación de este hospital en un centro especializado en la atención de personas mayores.

Fernández-Lasquetty, que ha destacado que la Sanidad seguirá siendo la mayor prioridad del Gobierno regional, ya que representará el 45 por ciento del gasto de la Comunidad en 2013, con un presupuesto para ese año de 7.108 millones, un 7 por ciento menos que en 2012, ha señalado que quedarán exentos del pago del euro por receta los mismos grupos de personas que no tienen que hacer aportación al pago de medicamentos. Por tanto, la tasa que se abonará en el momento de la dispensación del fármaco no se aplicará a lo parados de larga duración que no perciban subsidio, los perceptores de pensiones no contributivas y de rentas de integración social, los afectados de síndrome tóxico, los discapacitados y las personas con tratamientos derivados de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

El consejero ha destacado que se fijará un tope de pago por receta hasta los 72 euros anuales y no se cobrará en medicamentos cuyo coste sea igual o inferior a los 1,67 euros. Asimismo, ha señalado que se avanzará en la central de compras, que permite adquirir un mayor volumen de productos y servicios sanitarios a precios más bajos, y con lo que se pretende obtener un ahorro de 150 millones el próximo año.

Dentro de la ordenación de los equipos profesionales, Fernández-Lasquetty ha explicado que algunos profesionales podrán acceder a ser contratados en los hospitales en el turno de tarde, de manera que los especialistas pasarán consulta en ese horario y se realizarán pruebas médicas y cirugías, y se evitarán lo que hasta ahora se consideraba como horas extraordinarias o "peonadas". Otra de las medidas es la prolongación del servicio activo de los médicos a partir de los 65 años "de manera excepcional", de manera que como máximo un tercio de los facultativos continuarán desempeñando su labor a partir de esa edad.

Dentro de las medidas de ahorro, se pretende concentrar en algunos hospitales los "procesos de muy alta complejidad que requieren de unidades y profesionales con mucha experiencia", así como la mayor parte de los procesos de laboratorio de análisis de rutina, aunque este servicio continuará en todos los hospitales para los pacientes que estén ingresados o para determinadas urgencias. A pesar de las medidas, el consejero ha asegurado que se continúa con la puesta en marcha de la receta electrónica, la apertura de siete nuevos centros de salud, la ampliación de la capacidad de resolución en la atención primaria con la instalación de ecógrafos y la puesta en marcha de cinco aceleradores lineales, así como la oferta de 3.571 plazas convocadas para profesionales sanitarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios