Muere a los 88 años el primer hombre que conquistó la cumbre del Everest

  • Sir Edmund Hillary, el apicultó neozelandés que coronó la cima más alta de la Tierra en 1953, murió en Auckland de un ataque al corazón

Sir Edmund Hillary, el primer hombre que  logró conquistar la cima de la montaña más alta de la Tierra, el Everest, ha muerto a la edad de 88 años.

El célebre alpinista, conocido por su modestia y su generosidad, murió de  un ataque al corazón en el hospital de Auckland, anunció el establecimiento en  un comunicado. Su estado de salud se había deteriorado en los últimos años.

"Sir Ed se describía a sí mismo como un neozelandés promedio con  capacidades modestas. En realidad era un coloso", declaró la primera ministra  de Nueva Zelanda, Helen Clark, en un comunicado.

"Fue una figura heroica que no sólo dominó al Everest sino que vivió su  vida con determinación, humildad y generosidad", agregó.

Las banderas del país ondeaban el viernes a media asta antes de celebrar  funerales nacionales, cuya fecha estaba aun por determinar.

Acompañado por su amigo el sherpa Tensing Norgay, que murió en 1986,  Hillary fue el primer hombre que alcanzó, el 29 de mayo de 1953, el techo del  mundo, a 8.848 metros de altitud en la cadena del Himalaya.

Los logros del alpinista, cuyo rostro jovial aparece en los billetes de  cinco dólares australianos, "continúan inspirando a nuevas generaciones de  neozelandeses, como lo han hecho durante más de medio siglo", subrayó Clark.

La primera ministra rindió también homenaje al compromiso de Hillary en la  defensa de los sherpas del Himalaya, con la construcción de escuela y  hospitales.

En Nepal, la noticia de su muerte provocó consternación en la comunidad de  sherpas, que juegan un papel fundamental para preparar las expediciones de los  alpinistas extranjeros.

"Lo consideramos como un segundo padre", declaró Zimba Zangbu,  vicepresidente de la Asociación de Alpinismo en Nepal.

Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown, recordó a "un  héroe realmente extraordinario".

El éxito de la expedición de conquista del Everest fue anunciado  públicamente el 2 de junio de 1953, día de la coronación de la reina Isabel II  de Inglaterra, que unos días después ennobleció al aventurero.

Hillary y Norgay formaban parte de una expedición dirigida por un coronel  británico, John Hunt, que había literalmente sitiado la montaña con nueve  campamentos de altitud, contra los cuatro que se instalan generalmente hoy en  día.

Trescientos porteadores llevaron diez toneladas de material al campamento  base.

Hillary y sus compañeros tuvieron que descubrir ellos mismo la vía,  superando uno a uno los obstáculos sin beneficiar de las ayudas de las que se  dispone hoy.

Tras conquistar el Everest, este ex apicultor se lanzó a otra gran aventura  en 1957, instalando la base Scott en la Antártida y conduciendo el primer  vehículo terrestre al polo sur el 3 de enero de 1958.

En 2003, en la conmemoración de su ascenso, Sir Edmund Hillary se describió  a sí mismo en la revista National Geographic como "un viejo neozelandés que se  divirtió superando varios desafíos durante su existencia".

"La victoria en el Everest me parece menos importante en muchos aspectos  que otras actividades durante mi vida, especialmente las dedicadas a mejorar la  suerte de mis amigos sherpas", afirmó.

En 54 años, más de 3.500 personas lograron subir al Everest, por la vía  sur, la más fácil, procedentes de Nepal, o por la cara norte partiendo de  Tíbet.

Debido a la afluencia, la montaña se ha transformado, convirtiéndose en  algunos lugares en un verdadero basurero de botellas de oxígeno vacías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios