El ciclón 'Yasi' toca tierra en Australia sin dejar víctimas mortales

  • El fenómeno ha arrasado el norte de Queensland, en el noreste del país, y ahora va hacia el interior con una intensidad de primera categoría.

El ciclón Yasi, cuya fuerza aterró a la población, se alejó este jueves debilitado del noreste de Australia después de sacudir ciudades y aldeas sin causar víctimas mortales.

Yasi, de "proporciones catastróficas" según las autoridades, dejó a su paso por el noreste del estado de Queensland un rastro de casas con tejados arrancados y árboles derribados por las rachas de viento de hasta 285 kilómetros por hora.

Después de la terrorífica noche vivida por decenas de miles de residentes, con la primera luz del día la Policía y los servicios de protección civil iniciaron la inspección de las zonas sacudidas por el ciclón, que entró en tierra firme hacia la medianoche (14:00 GMT, del miércoles), con categoría 5, la máxima.

A medida que el ciclón avanzaba por la región, este fue perdiendo fuerza hasta llegar a convertirse en una tormenta tropical de menor categoría, aunque continuó su trayectoria en dirección al Territorio del Norte de Australia, con vientos de hasta 90 kilómetros por hora.

Al amanecer, la jefa del Gobierno del estado de Queensland, Anna Bligh, indicó que la Policía no había recibido información de que el ciclón hubiera causado víctimas mortales.

"Estoy muy aliviada de no haber escuchado informaciones de la Policía ni de ninguna otra fuente sobre heridos graves o muertes", dijo a Bligh en conferencia de prensa.

El general Peter Cosgrove, quien estuvo al mando del contingente internacional desplegado en Timor Oriental tras su destrucción por parte de las tropas indonesias, en 1999, apuntó que la prioridad de los equipos de emergencia era cerciorarse de que no había víctimas, especialmente en las áreas rurales apartadas de núcleos de población

Bligh señaló que las localidades más golpeadas por el ciclón son las Innisfail, Silkwood, Mission Beach, y sobre todo las de Tully, donde cerca del 90% de las construcciones registran daños, y la de Cardwell, situada a orillas del océano y en la que unas 200 casas fueron destruidas o registraron daños.

El jefe del servicio de meteorología, Peter Otto indicó que la causa principal de la destrucción en Cardwell y en su puerto, donde se hundieron decenas de embarcaciones de recreo y pesca, fue la subida de la marea que alcanzó el nivel de siete metros.

"Aunque las estructuras de las casas están en pie, la mayor parte de las casas ha perdido su tejado", dijo Leanne Leeson, un vecino de Cardwell, a la cadena de televisión ABC.

Los equipos de emergencia empezaron la evaluación de los daños por las mayores urbes del litoral, por lo que el alcance total de estos, indicó la primera ministra de Queenslad, se conocerá en las próximas horas.

Al menos 180.000 hogares de diferentes localidades carecían de suministro eléctrico, pero los aeropuertos de Cairns y Townsville fueron reabiertos al tráfico aéreo tras un alto de casi 24 horas como medida de precaución.

Según el servicio de meteorología, el ciclón tocó tierra firme cerca de la ciudad de Mission Beach, al norte de Queensland y a unos 50 kilómetros al sur de Innisfail.

Durante la primera hora, los vientos fueron de menor fuerza de la que en principio anticiparon los meteorólogos, aunque arreciaron con la llegada del núcleo del ciclón, de un diámetro de 35 kilómetros y un frente de unos 650 kilómetros.

Una vez que los meteorólogos tuvieron la certeza de que Yasi era potencialmente peligroso, las autoridades evacuaron entre el martes y miércoles a unas 40.000 personas de localidades de Queensland a una veintena de centros de acogida situados en Cairns y Townsville.

El servicio de meteorología calculó que la fuerza de Yasi era mayor que la del ciclón Larry, que en 2006 destruyó casas y comercios de la costa del noreste y causó daños materiales por valor de 1.000 millones de dólares.

Otro ciclón, el llamado Anthony y de categoría 2, atravesó el pasado lunes la misma región de Queensland con rachas de viento de hasta 130 kilómetros, aunque causó daños menores.

Queensland se recupera todavía de las inundaciones ocurridas desde finales de noviembre y hasta la pasada semana, y que causaron 35 muertos y daños materiales por valor de más de 5.600 millones de dólares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios