El cambio climático hará que las aves europeas emigren 550 kilómetros

  • El desplazamiento, hacia el noreste, estaría marcado por un aumento de la temperatura en 3 grados en los próximos cien años · España, sobre todo el sur, sería uno de los territorios más afectados

El calentamiento global provocará que las 430 especies de aves que crían en Europa se desplacen, de media, unos 550 kilómetros hacia el nordeste -una extensión equivalente a la mitad de la península ibérica- hasta finales de siglo y que ocupen una superficie un 20 por ciento menor que la actual.

Éstas son las predicciones plasmadas en el Atlas Climático de las Aves Reproductoras en Europa, que ha dado a conocer la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), y que compara las actuales áreas climáticamente favorables para las diferentes especies de aves con las que muestran las simulaciones de un escenario de calentamiento global moderado, con una subida de tres grados en los próximos cien años.

España destaca como uno de los territorios más sensibles a este cambio en la fauna provocado por el calentamiento del planeta. Muchas especies amenazadas podrían empeorar su estatus y para varias de ellas el riesgo de extinción resultante es tremendamente elevado, según se recoge en este estudio que ha sido realizado por los catedráticos y doctores de las universidades británicas de Durham y Cambridge Brian Huntley, Thys Green, Yvonne Colligham y Steve Willis.

El informe calcula que si las especies son perfectamente capaces de moverse de clima, en Europa se extinguirán en torno al 9 por ciento, pero si no lo son, podrían llegar a extinguirse hasta el 40 por ciento de las especies. En el caso de España, en el sur de la península, podrían desaparecer entre el 40 y el 50 por ciento de las especies de aves en el mejor de los casos, es decir, si son perfectamente capaces de desplazarse con las condiciones climáticas calculadas.

El atlas pronostica la extinción de especies tan emblemáticas como el urogallo o la alondra ricotí, y un grave empeoramiento de la situación de otras como el águila imperial o la avutarda. Además, cuatro de las diez especies endémicas de Europa más amenazadas por el calentamiento global son emblemáticas en España: el estornino, el rabilargo -una especie endémica en España-, el verderón serrano y el milano real, ha destacado el director de la SEO/BirdLife, Alejandro Sánchez.

A algunas pocas especies, sin embargo, el cambio de las temperaturas y la humedad les sentaría bien, como los casos de la abubilla y el abejarruco, que se expandirían por toda Europa.

Sánchez ha matizado que las predicciones no tienen en cuenta factores como la distribución de las presas y de hábitats favorables, la mayor o menor capacidad de las aves de "seguir" al clima o los procesos de extinción actualmente en marcha; "sólo indica dónde el clima será idóneo para las especies".

Para paliar estos efectos, el director de la SEO en España aboga por abrir corredores biológicos en la península que permitan a las especies migrar "siguiendo" al clima: "las aves pueden volar, pero de nada les sirve si no se mueven los insectos de que se alimentan ni la flora".

También propuso mejorar las condiciones de los hábitats para posibilitar que acojan a las especies que se espera que se trasladen hasta ellos y para hacerlos más resistentes al calentamiento global, evitando así su desaparición y la de las aves a las que cobijan.

"Un encinar puede resistir 50, 100 o 200 años a un clima adverso, y eso nos da tiempo para tomar medidas urgentes" que resuelvan el problema del calentamiento, apuntó Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios