El Estado francés no apelará la sentencia del 'Erika'

  • Las arcas públicas podrían embolsarse 154 millones como indemnización

El Estado francés, principal beneficiario de las indemnizaciones impuestas en la sentencia del caso Erika, el petrolero hundido frente a las costas bretonas en 1999, no recurrirá el veredicto, según sus abogados. El Tribunal Correccional de París condenó el pasado día 16 a la petrolera Total, al armador y al gestor del Erika y a la sociedad de certificación Rina por el naufragio y les impuso el pago de unas indemnizaciones de 192 millones de euros, de los cuales casi 154 correspondían al Estado.

La decisión del Estado francés de no apelar contrasta con la de la mayor parte del resto de los damnificados, que anunciaron su intención de recurrir el veredicto. La petrolera anunció hace unos días su intención de apelar, aunque también señaló que pagará las indemnizaciones impuestas.

Las indemnizaciones reclamadas en el juicio ascendían a 1.000 millones de euros, por lo que una nueva vista puede dar la oportunidad a algunas de las partes civiles que no obtuvieron satisfacción a volver con sus informes más completos. Total y el resto de los responsables del barco, un viejo petrolero de 25 años que navegaba con pabellón maltés, fueron considerados responsables de su hundimiento el 12 de diciembre de 1999, lo que liberó al mar 20.000 toneladas de fuel que mancharon 400 kilómetros de costa.

La sentenciareconoció por primera vez en Francia la existencia de un perjuicio ecológico causado por daños al medio ambiente, lo que abría la puerta a asociaciones y municipios afectados a ser indemnizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios