La Coruña

Un incendio devora el parque natural de As Fragas do Eume

  • El fuego, que continúa activo pero ha perdido mucha intensidad, ha calcinado unas 750 hectáreas, 500 de arbolado.

Comentarios 11

El incendio que desde primera hora de la tarde del sábado ha devorado 750 hectáreas del parque natural de As Fragas do Eume(La Coruña) ha continuado activo durante toda la jornada, aunque el fuego ha ido perdiendo intensidad y está prácticamente extinguido en el foco original de La Capela, explicaron fuentes municipales. Mientras, prosiguen los trabajos para apagarlo en el municipio de Monfero, al otro lado del río, adonde han saltado las llamas y donde se concentran las brigadas de extinción.

La Xunta de Galicia ha cifrado en más de 750 las hectáreas afectadas por el incendio, la mayor parte (500) de masa forestal arbolada y 250 más de monte raso. El fuego ha tocado tres de los cinco municipios de La Coruña que integran la red de 9.126 hectáreas del parque natural: As Pontes, Pontedeume, Cabanas, Monfero y La Capela. Fue en este último donde se originó a las 15.00 del sábado un voraz fuego que posteriormente saltó hasta Monfero y llegó al límite con Cabanas, empujado por fuertes rachas de viento que según los datos registrados superaron los 60 kilómetros por hora y calcinaron vegetación y árboles, que prendieron con mucha facilidad después de una sequía muy prolongada y extraña en Galicia en esta época del año.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha desplazado este mediodía hasta La Capela junto a la Consejera de Medio Rural, Rosa Quintana, para reunirse con los alcaldes afectados. "Ahora toca apagar, pero sin perder de vista que hay alguien que quema y, cuando hay alguien que quema, es muy difícil olvidar que hay gente que está quemando el patrimonio más valioso que tenemos", señaló Feijóo en declaraciones a los medios.

El presidente gallego, que destacó tres focos simultáneos en este incendio, se ha comprometido a "trabajar para ganar la batalla en las fragas del Eume". "Se hará un estudio de cómo queda su situación, qué es lo que hay que hacer para preservar el río Eume y para repoblar la fraga y dejarla como estaba", ha concluido. Rosa Quintana, manifestó que existe una "tranquilidad relativa" tras haber controlado la parte más voraz de un incendio que el sábado por la tarde descendió a gran velocidad desde el alto de Teixido, en La Capela, hasta el cañón del Eume por la ladera de un monte que quedó completamente arrasado. Las llamas cruzaron el río y continuaron su avance en terrenos del municipio de Monfero. Unas 200 personas tuvieron que ser desalojadas el sábado por la tarde de sus casas en las aldeas de El Coto, Vilariño, La Ribeira y Teixido, en La Capela. A los vecinos de estas aldeas no les cabe duda de que el fuego, que se localizó en un punto muy elevado, fue intencionado. "La noche fue crítica. La vivimos con desesperación e impotencia", manifestó Jaime Barcia, teniente de alcalde de La Capela, que lamenta ver las Fragas (tierra quebrada y escarpada, poblada de maleza) reducidas a "cenizas".

Quintana se ha mostrado cauta sobre la posible intencionalidad del fuego, aunque ha reconocido que "la sensación que tienen los vecinos es la misma que tenemos todos". La Guardia Civil trabaja sobre el terreno para tratar de determinar el origen del fuego sin descartar ninguna posibilidad.

La oposición y los grupos ecologistas han criticado lo que considera falta de medios en plena sequía y los recortes en el presupuesto autonómico para las políticas de prevención. Tanto el líder del PSdeG, Pachi Vázquez, como el nacionalista Francisco Jorquera, se desplazaron hasta la zona para reunirse con vecinos y alcaldes afectados. La quinta Brigada de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplazada desde León ha movilizado a 286 soldados con 18 autobombas y seis camiones nodriza, así como cien vehículos de comunicación.

La Xunta, que mantiene el máximo nivel de alerta, ha desplegado sobre el terreno 24 brigadas, 14 motobombas, 18 agentes forestales, 2 técnicos y tres palas, además de los medios aéreos: 7 helicópteros y 7 aviones. La Guardia Civil mantiene cortados los accesos al Parque Natural y ha desalojado el monasterio de Caaveiro, un cenobio del siglo X que no ha sido afectado por las llamas, situado en lo alto de un montículo, en pleno corazón de este bosque atlántico europeo, y que ha sido rehabilitado recientemente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios