La ministra Cabrera quiere en la escuela la Alianza de Civilizaciones

  • La titular de Educación considera que ese conjunto de valores debería formar parte del contenido transversal de la enseñanza que reciben los niños españoles

La Alianza de Civilizaciones es una filosofía, un proyecto, un compromiso político que "debe formar parte de la educación", opina la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, en una entrevista con Efe. Cabrera califica de "histórica" esta legislatura en educación, duda de que el PP pueda presentar una alternativa real a la Ley Orgánica de Educación (LOE) y señala que siempre apetece seguir respondiendo a desafíos como la mejora de la enseñanza.

La Alianza de Civilizaciones es "una parte sustancial -dice Cabrera- de lo que deben ser ese conjunto de valores que deben impregnar la educación en un sistema democrático como éste".

La ministra indica que "podría ser perfectamente un tema tanto dentro de Educación para la Ciudadanía como dentro de la asignatura de Historia o de Conocimiento del Medio o incluso de todas ellas", según el principio de transversalidad de los conocimientos. El conocimiento de que existen culturas distintas, religiones distintas, civilizaciones diferentes forma parte de la educación, "no como asignatura separada, sino probablemente de manera transversal, exactamente igual que explicamos cuáles son los principios" democráticos, y "esto -apostilla- es educar".

Cabrera matiza que no se trata de decidir con carácter universal que esto sea o deba ser parte fundamental de un curso o de una asignatura y su carga lectiva, sino que "convendría que, al final, estos temas hubieran formado parte del currículum" escolar. "Usted organícelo como piense que resulta más adecuado y eficaz para el tipo de alumnos que tiene", agrega en alusión a la autonomía de los centros educativos y la flexibilidad del currículum.

Preguntada por la legislatura, se muestra muy satisfecha con la aprobación de la LOE (cuando ocupaba la cartera María Jesús San Segundo) y la reforma de la Ley Orgánica de Universidades, siendo ella ya ministra, y sus normas de desarrollo, lo que responde a una "visión de conjunto" del sistema educativo. Junto a esto, "el compromiso de un aumento de los presupuestos considerables, sin precedentes", destaca.

Advierte, no obstante, que los resultados de las reformas tardarán en verse. "Ya está el marco normativo -prosigue-, nos preocupa la aplicación, que llegue a dar los resultados que preveo que puede dar esa reforma".

Reconoce que España necesita mejorar los datos de fracaso escolar, así como reducir el abandono educativo prematuro y que cale la educación a lo largo de toda la vida: "Pensar que la educación es algo que ocupa los primeros años o décadas de una persona y luego termina sin más es una visión del siglo XIX".

Preguntada por si España alcanzará en 2010 las metas de la UE en esos aspectos, Cabrera responde que lo último sería decir que no se va a llegar: "Esto sería una estrategia nefasta, hay que mantener los objetivos y hacer todo lo posible para lograrlo" como reto "magnífico" para el Ministerio. "Intentar responder a un desafío siempre es algo que apetece", precisa.

En relación con la intención del principal partido de la oposición de modificar la LOE, Cabrera replica: "Si el cambio es Educación para la Ciudadanía o adelantar en un año la enseñanza del inglés, creo que esto no es una ley de educación. Me cuesta trabajo pensar qué tipo de ley alternativa distinta pudiera plantear".

Recuerda que la paralización de la LOCE (aprobada cuando gobernaba el PP) tuvo mucho que ver con los niveles de "desacuerdo e incluso de conflictividad" en la comunidad educativa y reconoce que, en parte, la LOE nace de principios de la LOCE.

En cuanto a la conflictividad escolar, la ministra indica que no está aumentando, "incluso en algunos casos están disminuyendo, según los informes del Defensor del Pueblo, pero sin olvidar que hay un problema al que se debe prestar atención". Recuerda, entre otras medidas, el plan de convivencia del ministerio, en coordinación con las autonomías y con el respaldo de profesores, familias y alumnos. "Creo que es el plan escolar en el que están todos, nadie se ha quedado fuera", concluye, en alusión a los desencuentros sucesivos de los sectores educativos durante la legislatura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios