Un joven pontevedrés mata a su padre y deja malherida a su madre tras una discusión familiar

  • El asesino, que padece problemas psiquiátricos, confesó ante la Guardia Civil ser el autor del crimen.

Un joven de 32 años, J.G.R, fue detenido en Pontevedra tras matar a su padre con una barra de hierro y herir a una vecina arrollándola con su coche. Al parecer, el altercado se produjo en la casa de la familia tras una discusión familiar. El arrestado, que se encuentra a la espera de pasar a disposición judicial acusado de un delito de homicidio doloso, admitió ante la Guardia Civil ser el autor del crimen. Familiares y vecinos aseguran que padece trastornos psicológicos, que se trata de un joven "bastante agresivo" y que padecía depresión desde hacía un tiempo.

Los hechos sucedieron pasadas las 23:00 de ayer en la parroquia pontevedresa de Alba, cuando tras una fuerte discusión, el joven mató a su progenitor asestándole varios golpes con una contundente barra de hierro. Además, el agresor también  golpeó a otros miembros de su familia que se encontraban en la casa, sobretodo a un hermano y a su madre, que finalmente pudo escapar de la vivienda para pedir ayuda. Ante esta situación, el joven decidió subirse a un coche e intentó arrollar en repetidas ocasiones a su progenitora.

Ante la alerta de la mujer muchos de los vecinos del matrimonio salieron a la calle, lo que provocó que una de las vecinas resultara atropellada por el detenido, que posteriormente se empotró en un muro de la casa de ésta mujer, a tan sólo 200 metros de donde se habían producido los hechos. La herida sufre graves heridas en una pierna, por lo que, tras avisar a los servicios de emergencia que la atendieron in situ, tuvo que ser trasladad al hospital pontevedrés de Montecelo, en donde permanece ingresada.

Por su parte, el asesino se dio a la fuga a pie, y llegó hasta la carretera N-550 que pasa junto a la parroquia, y allí paró a un coche. El conductor al ver a un hombre con manchas de sangre pidiendo ayuda, no dudo en parar pensando que había sufrido un accidente, sin embargo, cuando éste entró en el vehículo le pidió que lo trasladase a la Comandancia de la Guardia Civil porque se tenía que entregar tras haber matado a su padre. Ya en el cuartel confesó su crimen y lo admitió, por lo que no puso resistencia a su detención. A pesar de sus declaraciones, la Policía Nacional a iniciado una investigación para esclarecer que lo narrado por el arrestado coincide con lo que realmente ocurrió. 

Según explicaron familiares y vecinos de la zona, el agresor es un joven "bastante agresivo" que padece problemas psiquiátricos, por lo que, aunque no se podían esperar este desenlace, no les ha sorprendido lo sucedido. Además, algunos aseguran que en los últimos tiempos el parricida padecía una fuerte depresión.

El joven se encuentra en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil, en donde permanecerá hasta que pase a disposición judicial y declare por los hechos cometidos. En concreto, está acusado de un delito de homicidio doloso, por matar a su padre con la barra de hierro y arrollar a la vecina con el coche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios