La seguridad estaba a cargo de únicamente 38 vigilantes

  • El Grupo Seguriber desplazó esa cantidad de personal para "seguridad exterior y requisa"

El plan de seguridad contratado por la empresa organizadora del evento en el Madrid Arena consistió en 38 vigilantes de seguridad privada para un recinto al que acudieron miles de personas, según informan a Europa Press fuentes de la investigación. Estos 38 vigilantes privados pertenecen al Grupo Seguriber, según estas mismas fuentes. La empresa organizadora del acto, Diviertt SL, remitió al Ayuntamiento de Madrid los datos del evento, concretamente a Madrid Espacios y Congresos, competente para dar el visto bueno.

En el apartado de seguridad se precisa que el Grupo Seguriber va a encargarse de la "seguridad exterior y requisa", pero al menos en ese documento no se precisa el número de efectivos que se emplearían para ello, pese a que sí anticipa que a la fiesta acudirán "7.000 personas (aproximadamente)", una cifra que finalmente se vio superada.

Diviertt SL incluye en el apartado de Servicio de Orden que la seguridad estará a cargo de Kontrol 34, SL, con 75 operativos y precisa la palabra "(Interior)" de lo que se deduce que se refiere a la seguridad interior del recinto. También cita al Grupo Seguriber, al que le atribuye la "seguridad exterior y requisa".

No obstante, fuentes de la investigación precisan que Kontrol 34 no es de seguridad y que esos 75 efectivos realizaban otras "labores auxiliares" (roperos, control de tickets, información para asistentes...).

De hecho en la inscripción de esta sociedad se establece que su objeto social es: "la organización y promoción de eventos musicales y promocionales; la gestión, administración, adquisición, promoción, construcción, enajenación, arrendamiento, rehabilitación y explotación en cualquier forma de solares, pisos, locales, terrenos...". Por ello, y tras recalcar que esta sociedad se dedica a "labores auxiliares", las fuentes de la investigación consultadas por Europa Press, insisten en que el despliegue de seguridad se limitaba a los 38 vigilantes privados del Grupo Seguriber.

El juez decano de Madrid, José Luis González Armengol, señaló que los mecanismos de evacuación "tienen que estar previstos desde el inicio" y manifestó que el tema fundamental en el que se está centrando el caso es en la "falta de seguridad", con la presencia en la fiesta de "menores de edad y más gente de la permitida legalmente".

Armengol recordó que la Policía Municipal "tiene las competencias ya que hay ordenanzas en materia de espectáculos públicos". "Estamos hablando de ilícitos administrativos por faltas muy graves. Todo ello ha propiciado una infracción legal. Ya hay diligencias por tres muertes y se verá si son intencionadas por incumplimiento grave en materia de seguridad o por imprudencia", ha apostillado.

El juez decano de Madrid cree que se podrían desprender "responsabilidades civiles". "La primera de la empresa organizadora, y ya subsidiariamente de la Policía Municipal", ha añadido después de apuntar que existe la obligación de hacer las comprobaciones oportunas para ver si se cumplían las medidas de aforo. Por eso considera que podría haberse producido una "infracción muy grave en la Ley de Espectáculos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios