Las terminales de Barajas registran cuatro denuncias por hurto cada día

  • Los descuideros prefieren actuar en las colas de los mostradores de facturación

Cada día se denuncian unos cuatro hurtos en las terminales de Barajas, por donde pasó una media diaria de 140.000 viajeros en 2008, según fuentes de la Policía Nacional. Las colas ante los mostradores de facturación son los lugares preferidos por los descuideros para robar a los pasajeros en el aeropuerto.

Los descuideros, una decena de los cuales son habituales y "de sobra conocidos" por laPolicía, pasean por las terminales en busca de potenciales víctimas. Para evitar los robos, las patrullas policiales son reforzadas en las franjas horarias en las que acuden a las terminales de Barajas más delincuentes, según estas fuentes. También juegan un papel importante en la localización de los rateros las más de 4.500 cámaras desplegadas por las terminales.

En las colas de facturación, los descuideros aprovechan que los viajeros dejan sus pertenencias en el suelo o en los carros para "hurtar maletines, portátiles o lo que puedan". Las pantallas de información de vuelos también son un paraíso para los rateros, principalmente para los que se decantan por el método del empujón: "Uno del grupo empuja al viajero que está mirando y cuando éste solicita disculpas al que le ha dado el meneo, el resto aprovecha para hurtar". No faltan tampoco las pequeñas tramas dramáticas, en las que suele participar una persona mayor y otra joven que van juntas "aunque no lo parece". El mayor finge un desmayo o una caída y el que se dispone a ayudarle es robado aprovechando la confusión. Además de los viajeros, varios establecimientos sufren esta plaga. En los puntos de venta de prensa conocen "de memoria" a un "delincuente habitual" que roba centenares de euros en libros, que luego vende a los taxistas. "Bajo su cazadora suele esconder el best seller del momento. Roba lo que tiene una salida más fácil, aunque a veces también elige los títulos por encargo". En la mayoría de los casos, los hurtos no sobrepasan los 400 euros, por lo que se "quedan en faltas y no en delitos", y "los detenidos son puestos en libertad pocas horas después de pasar a disposición judicial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios