Internet

Frente común ante la piratería de los contenidos digitales

  • La Liga, el Gobierno y las plataformas de televisión suman esfuerzos para acabar con las difusiones ilegales

La Liga colabora con la Policía Nacional para perseguir la distribución ilegal de contenido protegido. La Liga colabora con la Policía Nacional para perseguir la distribución ilegal de contenido protegido.

La Liga colabora con la Policía Nacional para perseguir la distribución ilegal de contenido protegido. / archivo

La piratería digital sigue batiendo récords en España: el 87% de todos los contenidos consumidos en 2015 eran distribuidos de forma ilegal, y sólo el 36% de accesos fueron legales, un 4% menos que el año anterior. El porcentaje de consumidores que accedió a estos contenidos en internet subió hasta el 63% desde el 58% registrado en 2014. Éstos son algunos de los datos del Observatorio de la Piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2015, elaborado por la consultora GfK.

En total, se accedió a 4.307 millones de contenidos digitales protegidos, con un valor de mercado de 24.058 millones de euros. Los accesos ilegales se repartieron entre películas (37%), series (30%), música (20%), libros (15%), videojuegos (14%) y fútbol (11%). La lucha contra la piratería parte de la defensa de la propiedad intelectual y de la protección de los creadores y ahora hay nuevos movimientos para acabar con estas prácticas.

El Gobierno trabaja en la creación de una Fiscalía especializada en la lucha antipiratería

El mundo del fútbol es el que más activamente está combatiendo la distribución ilegal de los contenidos, con actuaciones a nivel global. Así, La Liga colabora con la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, cuenta con un departamento antipiratería, ha desarrollado un software que detecta la publicación ilícita de contenido de sus partidos, ha logrado la retirada de miles de vídeos subidos a las redes sociales y, recientemente, lanzaba una campaña que traslada a los aficionados el mensaje de que ver fútbol pirata pone en peligro la sostenibilidad del deporte.

Y es que el fútbol sufre pérdidas millonarias con cada retransmisión. El Observatorio de la Piratería señala que en dos millones de hogares españoles se visualizaron de forma ilegal un total de 141 millones de partidos de fútbol. El valor de mercado de dichas retransmisiones supera los 410 millones de euros.

El rastreo de contenidos ilegales es difícil, porque los perfiles cambian continuamente, y hay mafias organizadas que traspasan las fronteras españolas, lo que complica la intervención de las autoridades. Sin embargo, las actuaciones en contra de la piratería son constantes: tras una denuncia de Mediapro, la Policía Nacional detuvo en enero al responsable de la tienda on line Padre de familia por vender decodificadores de fútbol fraudulentos que adquiría a través de proveedores extranjeros, un negocio ilícito que alcanzó transferencias de cien mil euros. En febrero se cerraba por orden judicial la página de enlaces a retransmisiones deportivas Rojadirecta. En marzo, tres personas eran detenidas por distribuir ilegalmente contenidos y plataformas televisivas de todo el mundo a través de una web en la que los usuarios descargaban contenidos o accedían a estos canales mediante enlaces. Y la semana pasada caía uno de los mayores distribuidores ilegales de televisión por internet de Europa. Seis personas eran detenidas en Málaga y una en Bulgaria.

Junto a La Liga, el Gobierno también está tomando medidas para erradicar la piratería, en colaboración con las partes afectadas. Porque la difusión ilícita de contenidos protegidos por los derechos de autor también afecta a las arcas públicas. Por culpa de la piratería el Estado dejó de ingresar al año 547 millones de euros en concepto de IVA, cotizaciones a la Seguridad Social e IRPF. El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, presentó a finales de marzo en el Congreso de los Diputados el Plan 20/20, que sienta las bases de actuación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para esta legislatura. En materia de lucha contra la piratería, Bezo señaló que la estrategia de España pasa por dos vías de acción simultáneas: la persecución legal de los delitos en esta materia y la conciliación de los más jóvenes. Así, anunció que se van a reforzar los medios humanos, tecnológicos y materiales de las secciones I y II de la Comisión de Propiedad Intelectual y la creación de una Fiscalía especializada en la lucha contra la piratería. Por otra parte, Benzo defendió la necesidad de fomentar la concienciación de la ciudadanía, poniendo el foco en los jóvenes, "para que escuchen y entiendan lo que supone hacer descargas ilegales. Con ello esperamos consolidar lo que hemos llamado la generación antipiratería, una generación de chicos que tomen plena conciencia de lo que conllevan las descargas", dijo.

Estas medidas van en la línea de las que proponen los propios internautas en el Observatorio: las más eficaces contra la piratería serían bloquear el acceso al sitio web que ofrece los contenidos (65%) y desarrollar campañas de concienciación social (52%).

Los medios para acceder a estas retransmisiones son variados. Enlaces a páginas que dan la señal, perfiles en Facebook que aprovechan la herramienta Facebook Live para ofrecer partidos de Liga y Champions en directo por streaming y decodificadores modificados para acceder a contenidos de pago a un precio inferior, por ejemplo, son habituales.

Este tipo de sitios cuentan con varias fuentes de ingresos, desde publicidad on line a la venta de los datos personales de los usuarios registrados, que los piratas recopilan en bases de datos que se usan en campañas de emailing comercial y que alcanzan precios muy elevados en el mercado.

El volumen de películas distribuidas ilegalmente durante 2015 fue de 878 millones, cuyo valor en el mercado es de 6.907 millones de euros. Mientras, un 30% de usuarios accede a series de televisión por esta vía, sumando 950 millones los capítulos reproducidos o descargados. La serie de la HBO Juego de Tronos, que en España también emite Movistar+, fue la más pirateada en 2016.

Otra forma de plantarle cara a la piratería depende de las propias plataformas de contenido. Netflix, por ejemplo, apuesta por dar "un servicio de calidad" como método para luchar contra ella. Su consejero delegado, Reed Hastings, afirmó en el último Mobile World Congress que la compañía pretende que así los consumidores tengan "menos tentación" de recurrir a la piratería para ver contenidos audiovisuales.

Recientemente, y apelando también a la calidad, el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, aseguraba que Movistar+ está valorando dejar de emitir publicidad en los canales de su plataforma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios