Portugal cuestiona la exposición de los niños en 'Supernanny'

Supernanny, un espacio británico estrenado en 2004, tuvo su repercusión en las noches de Cuatro diez años atrás. Este formato se emite los domingos al público portugués, a través del canal SIC, y el formato ha levantado polémica. La primera entrega, emitida hace una semana, estuvo protagonizada por Margerida, una niña de siete años residente en Loures, a unos veinte kilómetros al norte de Lisboa. La Comisión Nacional de Protección de los Niños divulgó un duro comunicado en el que considera que "existe un elevado riesgo del programa de violar los derechos de los niños". Se trata "del derecho a su imagen, a la reserva de su vida privada y de su intimidad", apuntaba el comunicado, antes de subrayar que el contenido del formato es "manifiestamente contrario al interés superior del menor, pudiendo producir efectos nefastos en su personalidad, inmediatos y a plazo".

SIC resplica que el programa ha demostrado ser inocuo en otros países en los que se ha producido. "La experiencia acumulada ha demostrado que Supernanny no genera efectos negativos o de censura en ambiente escolar y social y que por el contrario contribuye para una mejoría significativa de la vida familiar", defiende la cadena.

Las quejas continúan y la Fiscalía vigila el caso. La cadena aclara que la intención del programa no sustituye a ningún diagnóstico, sino que tiene "una vertiente pedagógica, sobre cuestiones como la educación familiar y la paternidad". Este domingo se programaba la entrega titulada Francisco, con el caso de un niño "cuando la familia es rehén de un pequeño dictador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios