luis larrodera. 'ven a cenar conmigo'

"En mi cena no faltaría un buen plato de jamón ibérico"

  • El presentador aragonés es la voz en 'off' del 'reality' diario de los anfitriones que acaba de estrenar Cuatro

Luis Larrodera en la promoción de otro concurso en antena, 'Atrápame si puedes', que ofrecen varias autonómicas. Luis Larrodera en la promoción de otro concurso en antena, 'Atrápame si puedes', que ofrecen varias autonómicas.

Luis Larrodera en la promoción de otro concurso en antena, 'Atrápame si puedes', que ofrecen varias autonómicas. / rtvm

-Usted es de esos profesionales al que no le faltan propuestas.

-Y aquí estoy, picando piedra. En muchos proyectos. En Ven a cenar conmigo, en Cuatro, sólo estoy en off pero me lo estoy pasando genial como espectador de primera fila, con un equipo de guionistas maravillosos. Los participantes son muy divertidos, diferentes. La intención es que tras cada cena digas "¿ya está?", porque te lo has pasado bien siendo uno más entre los comensales.

-Diríamos que es un formato de "espíritu español", donde se habla mal a espaldas del ausente.

-Es la crónica de una cena que se viviría en cualquier casa, con invitados que no conoces pero a los que te vas acercando cada día. Se busca realmente al mejor anfitrión. No siempre hay malos comentarios. Pero ponemos la oreja por si acaso, para que nadie se pierda detalle

-¿Ganará cada semana el mejor, o habrá apaños entre los concursantes?

-Depende. No todos se guiarán por una estrategia destructiva. Hay quienes valoran mucho la decoración, otros la comida en sí y otros la sobremesa, esa fiesta que debe seguir al término de los postres.

-Estaremos ante grupos heterogéneos...

-Cada concursante tiene su vida y la pondrán en común. De esos contrastes sale el clima divertido que despierta el programa.

-¿Ya ha ido detectando los mejores y los peores participantes?

-Por ejemplo tenemos un cocinero profesional que ante los demás dirá que es fontanero, porque no te van a puntuar igual si sabes que eres un experto en la cocina. Se guarda esa carta. Hay otro concursante que organiza una gran fiesta en la casa. Y eso lo verá el espectador desde la preparación.

-¿En la fiesta posterior qué habrá, charla, juegos, juerga...?

-Cada uno tiene su plan. Unos preparan juegos, otros hacen cócteles, otro propone juegos de mesa, otro busca la música más idónea, otro monta una discoteca...

-¿Cómo sería usted como anfitrión? ¿cómo jugaría en su propio programa?

-Yo tengo claro que en el aperitivo un buen plato de jamón ibérico no puede faltar, una tortillita. Pero así no destaco en el picoteo. Vamos, yo no lo haría tan bien. En Ven a cenar conmigo hay mucho nivel. En cocina, en elegancia, en ingenio. Yo para jugar tendría que consultar el menú con mi mujer. Utilizaría mi técnica de amabilidad.

-¿Qué es lo que no falla? ¿Tener un arsenal de juegos?

-Yo haría una buena selección musical y prepararía juegos. Es la mejor forma de reunir a cinco desconocidos. Pero también hay que dejar que las cosas fluyan. Puedes preparar juegos cuando tus comensales quieren hacer otra cosa.

-Y sin perder el humor.

-Hay mucho humor, muchas risas, pero todos se lo toman en serio. Eso lo nota el espectador.

-Tras tantos años en concursos ¿cómo diría que ha de afrontarse participar en un programa?

-Hay que ser natural. Que lo que veas es lo que hay. Jugar a otro personaje se va a notar mucho. Es ser uno mismo. La autenticidad. Y si eres triste tal vez no te debas plantear salir en televisión. Hay que tener un punto de descaro en el sentido de buen rollo.

-Nos emocionó el Imprescindibles de Ibáñez Serrador.

-Chicho se despidió ahí, pero él no deja de pensar cosas. Chicho es nuestra vida televisiva, de los mejores recuerdos de nuestra vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios