Los granjeros vuelven a abrir su corazón

  • 'Granjero busca esposa' regresa esta noche a Cuatro para presentar a los protagonistas de la próxima edición

La sexta edición de Granjero busca esposa ya tiene protagonistas. A las once menos cuarto de la noche Cuatro emite el especial El amor está en la granja en el que presenta a los cinco granjeros que buscarán el amor en la nueva temporada del programa, que comenzará después del verano. Ahora es el momento de que quien quiera convertirse en pretendiente de alguno de los granjeros se apunte al casting.

Carlos Lozano, que repite como presentador del programa, asegura que los granjeros que buscarán el amor este año harán de esta una edición revolucionaria y esta noche les recibe en su propia casa para darles la bienvenida. Entre los que recibirán a los pretendientes en su granja está Facundo, el primer granjero homosexual de la historia del formato. Tiene 47 años y vive en Gerona con sus tres hermanos en una preciosa masía. Cuenta que sueña con tener un hombre a su lado para toda la vida y envejecer juntos. Además de su trabajo tiene como aficiones el gimnasio, el yoga y pasar tiempo con sus amigos. Le gusta mucho reírse y disfrutar de la vida, si es en compañía de sus inseparables hermanos mejor.

Otro de los granjeros de la sexta edición es José, el benjamín. Tras trabajar en su granja su jornada se completa empaquetando y vendiendo los quesos que fabrica su madre, Lorenza, y él mismo vende en el mercado de la plaza de abastos de Tarifa. El gaditano tiene una gran pasión además de sus animales: el toreo y, a golpe de capotazos, Joselito, el niño de la costa confía "en encontrar a la mujer con quien por fin cortar las dos orejas y dar la vuelta al ruedo para acabar en el altar". El tercer granjero de la próxima temporada se llama David, un hombre de 41 años que rompe con la imagen del granjero tradicional. Sus más de tres mil gallinas autóctonas le dan cada día unos huevos-joya que se venden en los mercados más selectos del panorama nacional e internacional. Además, con las chicas David también es muy exigente. Busca una mujer independiente, guapa, inteligente, con vida propia y con ganas de disfrutar de la vida y por supuesto, de su granja. El cuarto en discordia es Gariskoitz. Su sueño es encontrar a una chica auténtica, que le guste el campo y con la que pueda compartir el resto de su vida, formar una familia y tener hijos. Todos los días se levanta temprano y va al monte para dar de comer y atender a las setenta y siete vacas limusinas que tiene. Es muy cocinitas, le gusta organizar cenas con sus amigos y tiene una gran debilidad: su abuela Mercedes.Al igual que en la pasada edición es una mujer la que cierra el grupo de granjeros. Patricia dejó su prometedora carrera como directora de recursos humanos para dedicarse por completo al negocio familiar, un cebadero de tres mil corderos. La toledana, una apasionada de su tierra, busca un hombre con el que compartir su día a día, con el que se pueda hablar de todo y que tenga sentido del humor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios